Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 6 de febrero de 2016

Curso de Biblia 2016. 14- La «revelación» (primera parte)


Curso de introducción a la lectura de la Biblia 2016
P. Eduardo Sanz de Miguel, o.c.d.
14. La «revelación» (primera parte)

Desde los tiempos más remotos, los hombres hemos sido religiosos. Los estudios sobre los orígenes del ser humano muestran que somos «animales espirituales».

Si conocemos algo de nuestros primeros antepasados, es porque depositaron distintos objetos junto a sus muertos, con la esperanza de que les sirvieran en la otra vida. 

Cuando aún no existían casas, ya había enterramientos; no conservamos las habitaciones de las primeras civilizaciones, pero sí sus lugares de culto.

Las primeras manifestaciones de lo que con el tiempo hemos llamado «arte» son pequeñas esculturas de diosas con grandes pechos (las «venus paleolíticas») y pinturas que parecen pedir ayuda a seres superiores para la caza y otras actividades necesarias para la supervivencia.

La literatura más antigua que ha llegado hasta nosotros es la que recoge los mitos y creencias de algunas sociedades desaparecidas hace mucho tiempo.

San Agustín decía: «Nos hiciste, Señor, para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti». Lo corrobora este gran movimiento «ascendente» de los hombres que buscan a Dios e intentan explicar su misterio. 

Las religiones hablan de Dios, de los dioses o de lo divino, como aquel ser o aquellos seres que gobiernan el universo, las estaciones, la vida sobre la tierra; que justifican o mantienen el orden establecido o que remedian las necesidades de los hombres. 

La filosofía también intenta comprenderlo, y lo define como un ser omnipotente, inmutable, feliz en la contemplación de sus perfecciones, motor inmóvil, causa increada, principio sin principio...

A lo largo de los siglos se han escrito páginas sublimes sobre Dios y sobre el culto que debemos ofrecerle, pero también se han escrito otras deplorables. 

Al fin y al cabo, son cosas que los hombres –normalmente con buena voluntad– han dicho o escrito sobre Dios. Pero no debemos olvidar que «a Dios nadie le ha visto nunca» (Jn 1,18) y que, por lo tanto, todos nuestros pensamientos sobre él son meras suposiciones.

Hablando de esto, san Juan de la Cruz explica que, así como nuestros ojos pueden ver los objetos iluminados por la luz, pero no pueden mirar directamente al sol, porque el exceso de luz los quemaría, así nuestro entendimiento puede comprender las obras de Dios, pero no a Dios mismo, porque supera nuestras capacidades. 

Y añade que lo que podemos saber de Dios por nosotros mismos es un conocimiento «vespertino» (es decir, con poca claridad, como entre sombras). Revelándose parcialmente por medio de los profetas y más profundamente en Cristo, Dios nos ofrece un conocimiento «matutino» de sí (es decir, luminoso, claro).

Por lo tanto, la revelación no trata de lo que los hombres han dicho sobre Dios a lo largo de los siglos (por muy interesante que sea), sino de lo que Dios ha dicho a los hombres sobre sí mismo, sobre el mundo, sobre nuestro origen y sobre nuestro destino. 

No se trata del movimiento «ascendente» que va de los hombres a Dios, sino del movimiento «descendente» que va de Dios a los hombres. 

Si es Dios el que habla, queremos ponernos a la escucha de su Palabra con la misma actitud del pequeño Samuel: «Habla, Señor, que tu siervo escucha» (1Sam 3,10).

7 comentarios:

  1. Así sea y, que su palabra cale todo nuestro ser y, sea nuestro camino. Gracias P. Eduardo.

    ResponderEliminar
  2. Ay! Creo que soy demasiado charlatana y la que haba, habla, habla... soy yo.
    Necesito escuchar más al Señor, y sé que a través de esta página y conociendo mejor la Biblia, podré aprender a ESCUCHARLO mejor.

    ResponderEliminar
  3. Es Dios mismo quien nos llama por nuestro nombre, que el espíritu santo derrame sobre nosotros la gracia de la escucha. Gracias Padre, porque el Señor también habla a través de sus mensajeros.
    Javier y Conchita

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡ DIOS EN TODOS Y EN TODO DANDO A LUZ ...!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar