Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 29 de enero de 2016

Curso de Biblia 2016. 12- Lectura creyente de la Escritura (segunda parte)


Curso de introducción a la lectura de la Biblia 2016
P. Eduardo Sanz de Miguel, o.c.d.
12. Lectura creyente de la Escritura (segunda parte)

Ayer hablé de la actitud más correcta a la hora de acercarnos a la Biblia, que es la sencillez y la apertura a su mensaje. También comenté que la mejor disposición es la de dejarnos enseñar por Dios con el deseo de poner en práctica sus enseñanzas. Hoy quiero profundizar en este tema, ya que me parece esencial.


Hablando con Dios, un salmista afirma: «Mi alma está sedienta de ti, mi carne tiene ansia de ti. […] Tu gracia vale más que la vida. […] En el lecho me acuerdo de ti y velando medito en ti» (Sal 63 [62]).

Quien no se haya encontrado personalmente con Dios, difícilmente podrá decir que su gracia vale más que la vida y que se acuerda de él acostado y levantado.

Por su parte, san Pablo dice de sí mismo: «Todo lo estimo pérdida comparado con la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por él lo perdí todo, y todo lo estimo basura con tal de ganar a Cristo» (Fil 3,8).

Quien no haya hecho experiencia personal de Cristo (aunque sea de una manera débil e imperfecta) tampoco podrá decir que todo lo demás no tiene valor a su lado.


Para los creyentes, estos textos están vivos y les ayudan a expresar sus sentimientos más íntimos.

Por su parte, los no creyentes pueden estudiarlos y hasta aprenderlos de memoria, pero nunca captarán su mensaje más profundo.

4 comentarios:

  1. Estimado Padre Eduardo, le agradezco mucho su tiempo por las entradas, el curso... en definitiva, por toda su entrega y especialmente por el cariño con las que lo hace.
    Quería preguntarle, es cierto que existen muchas formas de leer, comprender y dar sentido a las escrituras, aunque solo una es la verdadera, en teoría, solo uno es el sentido que el evangelista o escritor pretendía en ellos, aunque con marcado carácter y sentido literario en muchos casos (génesis, éxodo...). Ahora bien, dónde encontramos el verdadero sentido? Es muy difícil probar o tratar de darle un sentido y llamarlo de verdadero, pues cómo podemos hacer tal cosa sin ser los autores?

    El problema hoy, es que en numerosas páginas web, grupos cristianos... cada cual le da un sentido a una misma cosa, y parece que lo que es dogma, no se "corrige" porque es sentido y base fundamental, pero el resto, parece que queda todo en el aire, sin base, dudoso... yo no creo que sea dudoso, pero no veo argumentos para defender mi fe, mi sentido y visión de lo escrito.

    Por ejemplo en el último video del Papa, es impresionante la de críticas en un canal, que se llama ser católico, pero no lo creo muy así (y no doy el nombre para que nadie se contamine del mismo...)

    Cómo podemos ver luz entre tanta confrontación en referencia al sentido de las cosas, a la interpretación... ¿Cómo hablar de una experiencia de Fe, que aunque es personal y única, pretende ser apostolado y misionera para otros?

    Muchas gracias, de corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo hay una manera de poder responder con sencillez: formándonos. Muchas veces se repiten prejuicios que no tienen fundamento y se presentan como bíblicos algunos pensamientos que no lo son... solo con una sólida formación podemos dar razón de nuestra esperanza.

      Eliminar
  2. Estoy muy agradecida,el curso hasta el momento no me es complicado en lo absolute.Dios lo bendiga Padre Eduardo !

    ResponderEliminar
  3. Dios le siga colmando de sabiduria, es jncreible toda esta abertura de mente para seguir confiando en mi Señor.

    ResponderEliminar