Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 29 de diciembre de 2015

los ancianos y la Navidad


El año «viejo» está a punto de concluir y pronto comenzará el año «nuevo». En una celebración de Navidad en Burgos, el P. Gabriel Castro, superior de nuestra enfermería, nos leyó una preciosa reflexión sobre los ancianos y la Navidad tomada de internet. Añadió otras cosas interesantes, pero yo les comparto solo una parte:

La Encarnación y la Navidad están rodeadas de ancianos.
Lo nuevo está como ornamentado de lo viejo.
Lo que comienza está señalado por lo que termina.
Antes del nacimiento: Zacarías e Isabel.
Después del nacimiento: Simeón y Ana.

Dios comienza su historia entre nosotros 
valorando la ancianidad, la vejez.
Para Dios, los ancianos:
No son seres inservibles ya.
No son monumentos al recuerdo.
No son algo inútil con lo que nadie cuenta.
Sino presencia del pasado 
y marco que ornamenta lo presente y futuro.
Este es un mensaje de gran actualidad.

Nosotros estamos marcados por la productividad.
Y a los ancianos los vemos como una especie de estorbos.
El Papa Francisco decía que «una sociedad que no valora al niño y al anciano no tiene futuro».

El 23 de noviembre de 2013, en su homilía en Santa Marta hizo un elogio de la ancianidad muy sensible. Dijo:

«Recuerdo que cuando éramos niños nos contaban esta historia. Había una familia, un papá, una mamá y muchos niños. Y estaba también un abuelo que vivía con ellos. Pero había envejecido y en la mesa, cuando tomaba la sopa, se ensuciaba todo: la boca, la servilleta… no daba una buena imagen.

Un día el papá dijo que, visto lo que sucedía al abuelo, desde el día siguiente tendría que comer solo. Y compró una mesita, la puso en la cocina; así el abuelo comía solo en la cocina y la familia en el comedor.

Después de algunos días el papá volvió a casa y encontró a uno de sus hijos jugando con maderas. Le preguntó: “¿Qué haces?”. “Estoy jugando a ser carpintero”, respondió el niño. “¿Y qué construyes?”. “Una mesita para ti, papá, para cuando seas anciano como el abuelo”. Esta historia me hizo mucho bien para toda la vida. Los abuelos son un tesoro».

Y añadió: «La memoria de nuestros antepasados nos conduce a la imitación de la fe. Es verdad, a veces la vejez es un poco fea por las enfermedades que comporta. Pero la sabiduría que tienen nuestros abuelos es la herencia que debemos recibir.

Un pueblo que no custodia a los abuelos, que no respeta a los abuelos no tiene futuro porque ha perdido la memoria.

Nos hará bien pensar en tantos ancianos y ancianas, en los muchos que están en las residencias y también en los muchos que —es fea la palabra pero digámosla— están abandonados por sus seres queridos», agregó luego el Santo Padre, recordando que «ellos son el tesoro de nuestra sociedad. Recemos por ellos para que sean coherentes hasta el final. Este es el papel de los ancianos, este es el tesoro. Recemos por nuestros abuelos y por nuestras abuelas que muchas veces desempeñaron un papel heroico en la transmisión de la fe en tiempos de persecuciones».

2 comentarios:

  1. Mi abuela Rosa que es con la que convivimos desde muy pequeños, claro junto a mi madre, en P.D. las dos, tenia mucha sabiduría. Era una mujer muy fuerte, tenia genio, las venia venir y, prevenia, no se equivocaba. Nos inculco valores muy importantes, que agradecí después. Cuando reñía, reñía, cuando te abrazaba, parecía que te abrazaba cielo_tierra, que nadie te podía hacer daño, era especial. A mí me encantaba acostarme a su lado y, que me contara historias de Jesús, sabía muchas. Yo alucinaba, cuando Jesús andaba por encima del agua y, como Pedro se hundía por falta de fe y, muchas más historias que me gustaban mucho, mi corazón ardía cuando las escuchaba. Mi madre la respeto mucho_mucho toda su vida y, la cuido mucho-mucho también hasta su muerte.
    Gracias abuela (madre 2°) y, gracias madre.


    ResponderEliminar
  2. Pido en mis oraciones por todos los ancianos del mundo entero pero especialmente por los mas jovenes que estan cerca de ellos digase familiares o hasta algun extrano que este cerca de ellos porque Dios nuestro senor les de una luz de compasion y amor para que estos viejitos sean bien tratados y dignamente cuidados con paciencia y amor .Hay que dar buena escuela a nuestros hijos porque todos vamos para alla

    ResponderEliminar