Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 20 de octubre de 2015

convento de los «capuchos» en Sintra, Portugal (2)


Seguimos con las fotos del convento alcantarino «dos capuchos» en Sintra (Portugal). En la entrada anterior hemos visto los accesos, ahora veremos el interior. Al llegar, se encuentra esta fuente, con bancos y mesas escavados en la roca, en los que se encontraban los frailes los días de fiesta para poder hablar, ya que dentro del monasterio y en llos huertos se estaba en silencio.


Este atrio abierto es el ingreso al edificio. A la derecha está la puerta de la iglesia y a la izquierda las puertas que llevan a los pasillos de las celdas y de los lugares comunes.


La cocina conventual.


El exterior de la cocina con la chimenea.


El comedor, que consiste en una mesa baja de piedra, alrededor de la cual comían todos sentados en el suelo.


El coro junto a la iglesia, en el que rezaban el oficio divino. El techo, las puertas y las ventanas están recubiertos de corcho de alcornoque para evitar la humedad y el frío (es una característica de todo el edificio).


La sala capitular totalmente revestida de corcho, en la que se tenían las reuniones conventuales.


La «sala de las aguas», que servía de cuarto de baño y para lavar la ropa y los trastes de la cocina. El depósito del agua tiene la forma de una casita con una fuente que corre en su interior. A la derecha, una pila de agua escavada en la roca.


La misma sala, con la ventana por la que entra la luz.


Los servicios higiénicos. Por debajo corre un arroyuelo que se lleva todo al exterior.

3 comentarios:

  1. Aqui si se vivia con absoluta austeridad !! Creo yo que es donde mas se manifiesta el.Senor,Me gusta, quisiera saber que se siente estar ahi padre Eduardo ,todavia lo usan?

    ResponderEliminar
  2. .......Es un sitio que invita a la meditación, el interior muestra paz y no puedo mas que admirar a estas personas que vivieron aquí con esta total austeridad y desprendimiento de si y entrega a DIOS....M.Jose.

    ResponderEliminar
  3. ESTO ES MUY SENCILLOPOBRE PERO HAY MUCHO TRABAJO HECHO Creo que aquien Dios le dava esta vocacion se sentiria con mucha paz Lo veo muy acogedor y con la oracion FELICES Ana Maria

    ResponderEliminar