Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 15 de marzo de 2015

El domingo de Laetare y la rosa de oro


Hoy es el cuarto domingo de Cuaresma y, en la liturgia, se pueden usar vestiduras rosas en lugar de moradas. Esto sucede dos veces al año: el cuarto domingo de Cuaresma, llamado de «Laetare» y el tercer domingo de Adviento, llamado de «Gaudete». Tanto «Laetare» como «Gaudete» significan «alégrense» o «gocen» en latín.

Este domingo es llamado de Laetare, por la antífona de entrada de la Misa: «Festejen a Jerusalén, gocen con ella…». Lo mismo sucede con el domingo de Gaudete, cuya antífona de entrada comienza así: «Estén siempre alegres en el Señor...».

En ambos casos los templos se adornan con flores, se entonan cantos festivos, acompañados de instrumentos y los ornamentos sacerdotales son de color rosado. 

El color de las casullas viene de la antigua costumbre de consagrar la «rosa de oro» el día de «Laetare» y de regalarla a quien se había distinguido en la defensa de la fe el día de «Gaudete».

En Roma, era costumbre que el papa celebrara hoy misa estacional en la basílica de la «Santa Cruz de Jerusalén», donde se ofrecían flores a la reliquia de la Cruz. 
Al menos desde el s. XI, la ofrenda consistió en una rosa de oro, ungida con crisma y perfumes. Se conservan varias descripciones del rito, así como homilías papales.

En una de ellas, el papa Inocencio III (de finales del s. XII) dice: «El día de hoy, todo el oficio está lleno de alegría […] lo vemos por las propiedades de esta flor, que ofrecemos a vuestra vista: amor en el color, agrado en el perfume y hartura en el gusto. Y es así que más que otras flores, la rosa alegra por su color, refresca por su perfume y fortalece por el gusto».

Desde el s. XI, el papa ungía con crisma una rosa de oro en la misa de hoy, con un complicado ceremonial. Después, el domingo de «Gaudete» se la ofrecía a aquellos príncipes que se habían destacado en la defensa de la fe. Se conservan varias de gran valor artístico e histórico en algunos museos.

Últimamente, los Papas la han ofrecido a algunos santuarios marianos, como Lourdes, Fátima, Guadalupe, Loreto o Aparecida. 

Pueden ver la lista de las personalidades y santuarios que la han recibido en la historia en este enlace.

En la liturgia de la Iglesia primitiva, hoy se hacían los segundos escrutinios catecumenales a quienes se preparaban para recibir el bautismo en la noche de Pascua. He hablado de eso aquí.

Deseo a todos los lectores un santo y feliz domingo. El Señor les llene de la verdadera alegría, la que brota de un corazón reconciliado.

5 comentarios:

  1. En este blog siempre se aprenden cosas nuevas e interesantes... Paolo.

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS SEÑOR Y QUE SETAS COSAS TAN BONITAS QUE TENEMOS LA SUERTE DE APRENDER LLEGEN A MUCHOS QUE NO LO SABEN ANA MARIA

    ResponderEliminar
  3. Que alegría ya estamos mas cerca de la Pascua y este color rosa nos lo recuerda. Sigo aprendiendo cosas nuevas aquí,en este espacio abierto a todos. Gracias padre....M.Jose.

    ResponderEliminar
  4. Padre Eduardo, de conocer algo tan hermoso de la Santa Madre Iglesia, puedo decirle que Dios sea por siempre bendito y alabado, por su incomparable amor y sabiduría.Dios nos siga bendiciendo.

    ResponderEliminar
  5. Que tremendo! cuanta cosas bellas para aprender.Gracias! Maggie.

    ResponderEliminar