Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 13 de enero de 2015

Año de la vida consagrada


Durante este año 2015 estamos celebrando el quinto centenario del nacimiento de santa Teresa de Jesús. La Iglesia universal también celebra una año especial de la vida consagrada, "para proponer a toda la Iglesia la belleza y la preciosidad de esta forma peculiar de seguimiento de Cristo, representada por todos los que han decidido dejar todo para imitar a Cristo más de cerca mediante la profesión de los consejos evangélicos", según palabras del papa Francisco, que ha dirigido una carta a los consagrados de todo el mundo, de la que recojo sus principales afirmaciones:

Os renuevo la apremiante invitación que dirigí hace un año a los superiores generales: despertad al mundo, iluminadlo con vuestro testimonio profético y a contracorriente.

¿Cómo podréis hacer realidad esta invitación, no sólo en este año especial dedicado a vosotros, sino siempre? Os indico tres palabras programáticas.

¡Siendo alegres! Mostrad a todos que seguir a Cristo y poner en práctica su Evangelio llena vuestro corazón de felicidad. Contagiad con esta alegría a quien se os acerque, y entonces muchas personas os preguntarán la razón de ello y sentirán el deseo de compartir con vosotros vuestra espléndida y entusiasta aventura evangélica.

¡Siendo valientes! Quien se siente amado por el Señor sabe poner en Él plena confianza. Así han hecho vuestros fundadores y fundadoras, abriendo caminos nuevos de servicio al reino de Dios. Con la fuerza del Espíritu Santo que os acompaña, id por los caminos del mundo y mostrad el poder innovador del Evangelio que, si se lleva a la práctica, también hoy obra maravillas y puede dar respuesta a todos los interrogantes del hombre.

¡Siendo mujeres y hombres de comunión! Bien arraigados en la comunión personal con Dios, que habéis elegido como el porro unum (cf. Lc 10, 42) de vuestra vida, sed incansables constructores de fraternidad, ante todo practicando entre vosotros la ley evangélica del amor mutuo, y luego con todos, especialmente los más pobres. Mostrad que la fraternidad universal no es una utopía, sino el sueño mismo de Jesús para toda la humanidad.

La carta completa del papa se puede consultar aquí. El documento del prefecto de la congregación para la vida consagrada se puede consultar aquí.

5 comentarios:

  1. Estaba probando porque ya no sabía envíar comentarios.

    ResponderEliminar
  2. Saludos para todos los consagrados, en especial al Padre Ecuardo que con su alegría y valentía ha logrado tantos seguidores de su profesión y comunión con el Señor! Alina

    ResponderEliminar
  3. Esta carta tan bonita dirigida a los consagrados y consagradas, imagino es para ellos uno motivación y una alegría que se suma a la que ya sé que tienen. Y para mi en un ejemplo de vida religiosa, de entrega y de fe, en unos testigos vivos que Dios a puesto en la tierra ,que puedo seguir e imitar y están tan cerca: en la iglesia, en el convento, en la misión...etc. etc. Que Dios les envie Su Espíritu, les guarde y les premie. GRACIAS....M.Jose.

    ResponderEliminar
  4. La vida consagrada es como ese FARO QUE ILUMINA al mundo GRACIAS JESUS ana

    ResponderEliminar