Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 1 de diciembre de 2014

Iglesia del Carmen en La Habana


Estaré predicando en La Habana y Matanzas de Cuba hasta mediados de mes. Así que les mando 12 fotos del gran templo del Carmen en la ciudad de La Habana y al final les pongo una canción cubana tradicional. Arriba pueden ver la fachada del convento a la izquierda y de la iglesia con su gran torre a la derecha.


La fachada del convento y la iglesia con uno de los vehículos que circulan por la ciudad.


La torre de la iglesia con la gran Virgen de bronce que la remata.


Interior del templo con el magnífico púlpito, todo tallado.


Otra foto del interior. Se puede observar el precioso zócalo de cerámica de Talavera en España, decorado con santos de la Orden, que rodea todo el interior y los pilares.


Uno de los altares laterales, con la Virgen Milagrosa en el centro.


Detalle de las pinturas de las bóvedas del templo.


Virgencita de la Caridad del Cobre junto a la puerta del claustro.


Imagen de la Virgen del Carmen "fundadora" del s. XVII.


Retablo principal.


Retablo del Niño Jesús de Praga en el lateral derecho.


Una de las vidrieras del templo.

Y para terminar, un poco de música de esta tierra: "Y si vas al Cobre quiero que me traigas una virgencita de la Caridad..."


5 comentarios:

  1. Gracias por todas esas enseñanzas, que Dios lo proteja en su travesia.
    Sonia

    ResponderEliminar
  2. Gracias Padre, acaba de llegar y pensando en todos nosotros que le amamos. No esperaba ver fotos tan hermosos y en la condicion que estan la Iglesia y el Convento. Willie dice que lo mantendran la gente rica. No pense que hubiera gente rica en Cuba y si los hay que ayudan a las Hnas. Carmelitas que estan cuidando a los ancianos bajo una pobreza increible. Gracias Padre y que
    Dios lo siga Bendiciendo. Un fuerte abrazo Janet

    ResponderEliminar
  3. No es la Milagrosa, es el Amor Hermoso

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Padre mío, por su testimonio de amor y entrega a la Iglesia, le envío un fuerte abrazo. Saludos desde México, ojalá venga pronto.
    Atte Alejandro Sánchez.
    Puebla, Pue.

    ResponderEliminar