Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 2 de noviembre de 2014

Entrevista al P. Saverio Cannistrà


Es un calabrés simpático, que hace gala de un humor inteligente que no concuerda con los estereotipos sobre un teólogo. Se maneja con fluidez en varios idiomas, entre ellos el castellano en el que escribía Teresa de Ahumada. Se llama Antonio Gennaro, aunque para el mundo es Saverio desde que ingresó en los Carmelitas Descalzos en 1985. En el 2009, en Fátima, fue elegido prepósito general de la orden. Desde ese momento, sabía que no podría ser un general más, ya que su periodo al frente de la orden abarcaría la celebración del quinto centenario de Santa Teresa de Jesús. Ni más ni menos.

Diócesis de todo el mundo, iglesias, parroquias, colegios, comunidades, ayuntamientos están ya embarcados en la celebración de un nombre, una persona: Teresa de Jesús. No se puede negar que estamos ante un fenómeno global.
- La explicación reside en su simplicidad. Porque Santa Teresa es simple, en el buen sentido de la palabra, su mensaje ha llegado a todos. Es una mujer consciente de sus limitaciones pero también de su enorme potencial, que toma las riendas de su vida y propone un modo de ser basado en cosas simples y familiares. Su mensaje se basa en la búsqueda del amor, en la entrega a los demás y eso es algo querido para hombres y mujeres de cualquier lugar y cualquier tiempo.

Pero quizá esa globalidad ha llevado a Santa Teresa a ser también una figura muy maltratada por los tópicos. ¿Sobreviven muchos prejuicios negativos todavía hoy?
- ¡Naturalmente! Sobre todo en una sociedad secularizada que se resiste a aceptar la dimensión espiritual del hombre. Se la ve como una figura que vive fuera de la realidad, envuelta en éxtasis cuya autenticidad se cuestiona. Pero Santa Teresa no es una mujer alejada del día a día de cualquiera. Hay que recordar las protestas de Ortega y Gasset por aquello de que también entre los pucheros anda el Señor ¡Pero él no entendía que ella habla del Dios del Evangelio, no del Dios de los filósofos!

Supongo que luchar contra esos prejuicios es una parte de la tarea de quienes llevan su nombre por el mundo.
- Simplemente hay que resaltar que Teresa es una mujer que testimonia que es posible vivir dentro de la propia piel, sin buscar escapadas fáciles. Sin alienaciones que hoy están tan peligrosamente cercanas a cualquiera. Insistimos en que Teresa nos enseña que, para cada uno, hay un camino y que no debemos agotarnos en lo que nos agobia. Su mensaje es un camino a un futuro que respeta al hombre y a la naturaleza.

Hablando de largos caminos, ¿cómo llegan los carmelitas a la celebración del centenario?
- La orden llega a este centenario como nunca llegó en centenarios precedentes. Lo ha dicho el padre Tomás Álvarez, que es uno de nuestros mayores teresianistas y yo lo cito con orgullo. Mucho trabajo y esfuerzo estos años nos permiten alcanzar esta fecha con un grado de conocimiento y preparación que no ha tenido precedentes.

¿Cuáles son los objetivos que se han marcado?
- Mirando hacia dentro de la orden, queremos dar la palabra a Teresa, dejar que nuestra madre y fundadora nos interpele, nos ayude a ajustar nuestra vida a su sueño con respecto a nosotros. Ser tales, así lo diría ella, como Teresa nos quiso. Hacia fuera, queremos hacer llegar a todos la verdadera imagen de la Santa, convencidos de que su mensaje y su figura encierran un tesoro.

Precisamente, la orden integra la comisión interinstitucional para el V Centenario. ¿Cómo está siendo el trabajo de este organismo?
- «Nunca la orden carmelita llegó tan preparada a un centenario» Ya se ha diseñado una programación oficial, apoyada por el Gobierno de España. Se trata de un programa plural, que recoge la riqueza del personaje, uno de los más importantes de la historia de España y, por supuesto, de la historia de la Iglesia.

¿Cuál va a ser la importancia de Castilla y León en la celebración del centenario?
- Teresa nace en Ávila y muere en Alba de Tormes. La mayoría de sus fundaciones se encuentran en el territorio de Castilla y León. Es evidente que la Orden ha de tener muy en cuenta a la tierra que marcó y selló su carácter formidable. Para ello, hemos contado con la colaboración generosa de las autoridades, tanto municipales como de la comunidad, que agradecemos sinceramente. Yo encomendé a mi vicario general, el padre Emilio Martínez, con su equipo, el trabajo sobre el terreno para el Centenario y tengo que decir que a través de él la orden se ha sentido muy acogida. Necesitábamos esta ayuda para dar a entender a un personaje que, fuera de su marco vital, es imposible de comprender.

¿Cuál cree que será la principal realización del programa en Castilla y León?
- Para nosotros serán particularmente notables Las Edades del Hombre de Alba y Ávila. Trabajamos en ellas muy activamente, en colaboración estrecha con todos los implicados, particularmente la Junta de Castilla y León.

Usted ha tenido oportunidad de hablar en varios momentos con el Papa Francisco, cuya visita es uno de los grandes anhelos del Centenario ¿Cuáles son sus sensaciones respecto a este posible viaje?
- El Papa Francisco está totalmente informado del V Centenario y de las actividades programadas. Lo está por nuestra Orden y también por la Conferencia Episcopal. Igualmente, las más altas autoridades españolas le han hecho llegar su interés en una visita que realce el acontecimiento. Espero y deseo de corazón que la invitación que tantos, incluido yo, le hemos presentado, encuentre en el Papa una respuesta positiva. Su disposición es buena, pero el Santo Padre sabe dónde debe estar en cada momento y a él le corresponde la decisión final.

Entrevista tomada de aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario