Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 13 de noviembre de 2014

Curso bíblico: 20. José y sus hermanos


Jacob engañó en su juventud a su hermano y a su padre. En su ancianidad tuvo que sufrir numerosas afrentas y disgustos por parte de sus hijos: engaños, venganzas, traiciones, etc. Particularmente doloroso para él fue la desaparición de su hijo José. 

Sus hermanos estaban celosos de él, porque era el preferido de su padre, y decidieron matarle, aunque en el último momento le vendieron como esclavo a unos comerciantes que le trasladaron a Egipto. A su padre le dijeron que se lo había comido una fiera salvaje. Como testimonio le presentaron manchada de sangre una túnica que él mismo le había regalado.

En la tierra del Nilo, después de varias aventuras, terminó convirtiéndose en consejero y lugarteniente del faraón, especialmente después de que supo interpretar un sueño del mismo que vio siete vacas flacas que se comieron a siete vacas gruesas. 

José le anunció siete años de cosechas abundantes que precedieron a otros siete de sequía y escasez, por lo que le invitó a construir silos en los que almacenar el grano excedente para estar preparados cuando llegasen los momentos difíciles.

Cuando llegaron los momentos de sequía y de hambre, sus hermanos se dirigieron a Egipto para conseguir grano y José se convirtió en el salvador de toda su familia, perdonando generosamente todas las humillaciones recibidas. Hacia el 1650 a. C., su padre y sus hermanos terminaron estableciéndose en Egipto, protegidos por él. Su historia está recogida en el libro del Génesis, a partir del capítulo 37.

A diferencia de los otros relatos patriarcales, que están compuestos de pequeñas unidades narrativas independientes, la historia de José forma una unidad muy bien escrita y cada acontecimiento presupone e ilumina a los demás. Por la importancia de José, sus hijos Efraín y Manasés fueron contados entre los padres de tribus al mismo nivel que sus tíos.

7 comentarios:

  1. Gracias Padre Eduardo,la manera en como abrevia la historia sin perder los detalles mas importantes me gusta mucho es muy practica...Y enseguida me pregunto si nosotros en es te tiempo si como Jacob tambien pagamos de alguna manera en nuestros hijos las desobediencias que aigamos cometido en nuestro pasado,porque todos cometemos fallas conciente o inconcientemente...Perdón por mi ignorancia.Maggy.

    ResponderEliminar
  2. P. Eduardo: en la entrada de ayer "Curso Bíblico 19: Jacob" creo que hay un error. Primero habla de que Jacob se enamora de su prima Rebeca ( hna. de Lía ), y después habla de Raquel: el verdadero nombre, y creo que puede prestarse a confusión.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su observación, obviamente era un error que ya he corregido.

      Eliminar
  3. Danos Señor la humildad que tuvo Jose para perdonar a sus hermanos Ana Maria

    ResponderEliminar
  4. Se ve que los hermanos de José aprendieron de los engaños del padre y lo aplicaron sin piedad con él. Merecido lo tenía y justo fue lo que le hicieron sus hijos. " Quien siembra vientos, recoge tempestades".
    Es curioso: de una manera intuitiva y narrativa, estos relatos nos presentan ya lo que la psicología descubriría muchos siglos después, cuando se inventara.
    El relato de José lo recuerdo muy bien: lo escuché y lo leí de pequeña en el colegio me impresionó mucho.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, fue "justo" con respecto al padre, no con respecto a José.

    ResponderEliminar
  6. En Internet encontré la historia en 30 capítulos de "José de Egipto". Buena actuación, vestuarios y muy buena ambientación en general.

    ResponderEliminar