Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 11 de noviembre de 2014

Curso bíblico: 18. Isaac


En la Biblia, la figura de Isaac no está tan definida como la de su padre Abrahán y la de su hijo Jacob. Solo sirve de transición entre ellos. De él se cuentan dos acontecimientos principales: que su padre estuvo dispuesto a sacrificarle y que su padre le buscó una esposa, a la que amó sinceramente. Detengámonos brevemente en ambas escenas, especialmente en la primera.


Entre los pueblos primitivos, especialmente en Canaán, eran comunes los sacrificios humanos. Al asesinar a sus propios hijos, creían ofrecer lo mejor que tenían a sus dioses. La Biblia condena siempre de manera categórica este tipo de actos. Este relato fue originalmente una catequesis contra los sacrificios humanos. En su redacción final se convierte en una preciosa enseñanza sobre el amor a Dios antes que a sus obras y sobre la obediencia de la fe. 

Las obras de Dios son sus dones: la paz, la bendición, el hijo de la promesa. Amar a Dios por encima de sus obras significa amarle por sí mismo, no por los dones que recibimos de él, que son muchos y siempre de agradecer. Es lo que dice el poema: "No me tienes que dar porque te quiera, pues aunque lo que espero no esperara, lo mismo que te quiero te quisiera". En esto, Abrahán es un modelo.

Dios pide a Abrahán que le entregue lo que él más quiere, el fruto de la promesa de Dios: «Toma a tu hijo, a tu hijo único, a tu hijo amado, a Isaac. Vete con él al monte Moria y ofrécemelo allí en holocausto» (Gen 22,2). Abrahán, con el corazón roto, se pone en camino y se decide a obedecer, quedándose con el Dios de los dones antes que con el don de Dios. Entonces, Dios le dice: «No pongas tu mano sobre el muchacho ni le hagas ningún daño. Ya veo que obedeces a Dios y que no me niegas a tu hijo único... Todas las naciones de la tierra alcanzarán la bendición a través de tu descendencia, porque me has obedecido» (Gen 22,12ss).

Abrahán demostró que amaba a Dios por encima de todo y que se fiaba de él y Dios no defraudó su esperanza: «Por la fe Abrahán, sometido a prueba, estuvo dispuesto a sacrificar a Isaac; y era su hijo único a quien inmolaba, el depositario de las promesas, aquel a quien se había dicho: “de Isaac te nacerá una descendencia”. Pensaba Abrahán que Dios es capaz de resucitar a los muertos. Por eso el recobrar a su hijo fue para él como un símbolo» (Heb 11,17-19).

Antes de morir, Abrahán quiso encontrar una esposa de su mismo clan para su hijo, por lo que envió un criado a la tierra donde vivía su hermano Najor. Allí encontró a la hermosa Rebeca, hija de Batuel y nieta de Najor (por lo tanto, resobrina de Abrahán). Ella aceptó dejar su casa paterna y ponerse en camino para ser la esposa de Isaac (Gen 24).

Dios renovó con Isaac la alianza que antes había hecho con Abrahán: «Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y te daré todas estas tierras, y todas las naciones de la tierra recibirán la bendición a través de tu descendencia» (Gen 26,4).

San Pablo alude a Isaac como imagen de Cristo y de la Iglesia (cf. Gal 3,16; 4,21-31) y la Carta a los hebreos también asocia la obediencia de Isaac (dispuesto a ser inmolado por su padre) con la de Cristo (cf. Heb 11,17-19). Los Santos Padres desarrollaron abundantemente este tema y el sacrificio de Isaac aparece frecuentemente en el arte cristiano como imagen de la eucaristía.

7 comentarios:

  1. Siempre me ha gustado escuchar la historia de Abrahán y también leerla una vez escuchada para coger todo detalle. Es como Vd.nos dice, esta vida de Abrahán , se convierte en una preciosa enseñanza sobre la obediencia de la fe, hasta que punto se fiaba de él y como antepone el amor a Dios antes que a sus obras,y aquí tengo una pregunta: ¿ que diferencia hay entre el amor a Dios antes que a sus obras ? yo pienso que a Dios lo queremos por sus obras..... Me estoy haciendo esta mañana un pequeño lío , estoy "espesa" y no comprendo... quizás es una pregunta tonta e ingenua,pero yo se que Vd. entiende lo que quiero decir y disipara mi duda... Me gusta este curso bíblico, que sigo con asiduidad ...Gracias por su entrega y servicio a los demás. Que Dios le bendiga y le recompense como hizo con nuestro padre Abrahán... M.Jose.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las obras de Dios son sus dones: la paz, la bendición, el hijo de la promesa. Amar a Dios por encima de sus obras significa amarle por sí mismo, no por los dones que recibimos de él, que son muchos y siempre de agradecer. Es lo que dice el poema: "No me tienes que dar porque te quiera, pues aunque lo que espero no esperara, lo mismo que te quiero te quisiera".

      Eliminar
    2. Gracias por la pregunta. Me parece un tema tan interesante, que voy a incluir esta respuesta en el texto.

      Eliminar
    3. Esta duda me inquietaba, y he quedado complacida con su respuesta. Ese poema preciosa me lo aclara todo.... Gracias.....M.Jose.

      Eliminar
  2. Esta prueba la encuetro muy pesada Pero Dios nos conoce mas que nos podemos conocer nosotros Descansa en Dios alma mia Ana Maria

    ResponderEliminar
  3. Abraham como Maria nos enseñan que el Señor quiere ser amado por si mismo, porque es nuestro Padre y no nos va a pedir algo que va contra nosotros mismos. Por eso tanto Abrahan como Maria ponen toda su confianza en Dios. La prueba de
    nuestro amor a Dios es la obediencia a su voluntad. ¡Que fácil es decirlo pero que
    difícil hacerlo¡ Aida Estela

    ResponderEliminar
  4. Buenas noches/días/tardes Padre Eduardo
    Espero que esté muy bien y a buen seguro que inculcando ese conocimiento y ese amor por Santa Teresa a la que le debemos tanto y que en muchas ocasiones no somos capaces de valorar.
    Este miércoles nos reunimos el equipo redactor de Mar i Muntanya, la revista de nuestra parroquia, para determinar los contenidos del próximo número. Me gustaría saber si podremos contar con su colaboración sobre Santa Teresa ya que me preguntarán por ello. A mí particularmente me haría mucha ilusión que pudiera ayudarnos ,soy consciente que está muy ocupado y desde aquí ya de antemano le estamos muy agradecidos., pero estoy convencido que unas palabras suyas sobre la Santa nos serán muy beneficiosas
    Sin quererle molestar más reciba un fuerte abrazo de toda mi familia y, por cierto, hace una semana estuvimos en el Burgo y estaba tan bonito como siempre y Maruja con la que estuvimos hablando después de Misa a tope.
    Ricardo y Pilar
    email: rllopart@palcam.cat

    ResponderEliminar