Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 23 de octubre de 2014

Curso bíblico: 3. La «inspiración» bíblica


A pesar de todo lo que vimos ayer (variedad de autores, lugares de proveniencia, épocas y lenguajes en los libros de la Biblia), podemos encontrar una profunda unidad en ellos, ya que todos son «inspirados» por Dios. Es decir, que Dios ha movido la voluntad de los escritores para que nos transmitieran (cada uno con sus propias palabras) el mensaje que él quería hacernos llegar: «Ninguna profecía de la Escritura procede de la voluntad humana, sino que, impulsados por el Espíritu Santo, algunos hombres hablaron de parte de Dios» (2Pe 1,21).

Que la Biblia está «inspirada» significa que Dios ha movido la voluntad de los redactores finales para que escribieran lo que él quería comunicarnos. 

Esto no quita la libertad de los escritores, que han usado su propio lenguaje, las imágenes de su cultura, las concepciones científicas de su época, etc. Por eso, «para descubrir la intención de los autores sagrados es preciso tener en cuenta las condiciones de su tiempo y de su cultura, los “géneros literarios” usados en aquella época, las maneras de sentir, de hablar y de narrar en aquel tiempo» (Catecismo, 110). 

Así pues, la revelación de Dios es puesta por escrito por autores humanos, que utilizan los medios de expresión propios de su época. Toda la Escritura está inspirada, pero hay que aprender a descubrir los contenidos de la revelación, sin quedarnos en las imágenes, que son solo el envoltorio.

Si nos esforzamos por comprender el contexto de la época y los géneros literarios que usan los escritores, descubriremos un mensaje actual y siempre necesario: El misterio escondido de Dios y de su proyecto amoroso sobre los seres humanos, imposible de ser conocido con nuestras solas fuerzas, pero que él, en su misericordia, ha querido manifestarnos: «Dios me ha confiado la misión de anunciaros su Palabra, es decir, el plan eterno que Dios ha tenido escondido durante siglos y generaciones y que ahora nos ha revelado» (Col 1,25-26).

1 comentario:

  1. Dios escojio a las personas que lo tenian que escribir y ahora en estos tiempos ha escojido ha otros y les ha dado luz para poder comprenderlas y darlas ha comprender Este es usted Ana Maria


    ResponderEliminar