Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

miércoles, 22 de octubre de 2014

Curso bíblico: 2. ¿Qué es la Biblia?


La «Biblia» o «Sagrada Escritura» es la «Palabra de Dios». En ella Dios mismo nos habla, se «revela» (es decir, se da a conocer, nos manifiesta quién es él) y nos ofrece su amistad, utilizando un lenguaje humano.


Comencemos recordando que, contra lo que se puede pensar, la Biblia no es un libro, sino una colección de libros; de los que algunos son muy largos (Isaías, por ejemplo), mientras que otros apenas ocupan una página (como la tercera carta de san Juan). De hecho, en griego «libro» al singular se dice «biblion» y «libros» al plural se dice «biblia». Es lo mismo que la palabra «biblioteca», que nos habla de un conjunto ordenado de libros.

Los libros de la Biblia no fueron escritos todos de una vez, ni en el mismo lugar, ni por el mismo autor, ni aun en el mismo idioma. Los más antiguos se escribieron hace unos 3.000 años (aunque recogen tradiciones orales anteriores) y los más modernos se escribieron hace unos 1.900 años, por lo que es normal que entre ellos haya diferencias en los contenidos y en la manera de expresarlos.

A los libros que hablan de la revelación de Dios a Israel antes del nacimiento de Jesucristo, los llamamos «Antiguo Testamento» y fueron escritos en hebreo (aunque unos pocos textos se escribieron en arameo y otros en griego). A los libros que recogen la revelación de Dios después del nacimiento del Señor Jesús los llamamos «Nuevo Testamento», y fueron escritos todos en griego.

La mayoría de los libros del Antiguo Testamento provienen de Palestina, aunque hay textos que se escribieron en otros lugares cercanos, como Egipto y Mesopotamia. Los libros del Nuevo Testamento se escribieron en distintos lugares del antiguo Imperio Romano: Jerusalén, Antioquía de Siria, Acaya, Roma, etc.

Los autores son muy distintos entre sí. Amós, por ejemplo, era pastor y recolector de higos, como él mismo afirma, mientras que Lucas era médico. Es natural que se expresen de manera diferente, ya que tuvieron diferente formación.

Tanta variedad de autores y proveniencias hace que también sean distintos los géneros literarios utilizados. Así, en la Biblia hay textos en prosa y en verso, narraciones históricas y colecciones de leyes, canciones populares y documentos diplomáticos, textos épicos (que cantan las hazañas de un personaje) y elegías (lamentaciones fúnebres), reflexiones de los sabios para educar a los jóvenes, oráculos de los profetas, cartas, etc.

6 comentarios:

  1. Gracias P. Eduardo, por su blog tan vital ,es muy importante que todos los creyentes estemos formados en la fe , y a los que ya lo estén que les sirva de repaso; como a mi madre , que ayer me llamó por teléfono solo para decirme que le faltaba un apóstol, que recordáramos todos los nombres a ver cual era, yo le dije que rezara la oración a San Antonio para que apareciera, todo en tono de broma..Finalmente apareció.
    ¡Que tengáis un buen día!
    Conchita

    ResponderEliminar
  2. Gracias por ayudarnos a conocer mejor los cimientos de nuestra fe. Me parece que este curso me va a ser muy útil. Paolo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tener tanta paciencia en enseñarnos paso a paso los detalles de la biblia pues cada vez veo que no se nada Ana Maria

    ResponderEliminar
  4. Dios le bendiga por el Don de la ensenanza. Sandra Castle

    ResponderEliminar
  5. Gracias Padre Eduardo, por la oportunidad que nos da y compartir sus conocimientos. Bendiciones.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena explicacion sobre la Santa Biblia Padre Eduardo Gracias

    ResponderEliminar