Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 21 de octubre de 2014

Curso bíblico: 1. Presentación


«Las Sagradas Escrituras te guiarán a la salvación por medio de la fe en Jesucristo. Toda la Escritura ha sido inspirada por Dios, y es útil para enseñar, para persuadir, para reprender, para educar en la rectitud, a fin de que la persona religiosa pueda llegar a ser perfecta y esté preparada para hacer el bien» (2Tim 3,15-17).

Los cristianos tenemos en gran consideración «las Sagradas Escrituras» y queremos conocerlas cada vez más profundamente para poner en práctica sus enseñanzas. Pero, ¿qué son «las Sagradas Escrituras»?, ¿cuántos y qué libros las componen?, ¿dónde y cuándo se escribieron?, ¿cuáles son sus contenidos principales?

Algunos subrayan que contiene contradicciones internas y normas aparentemente absurdas, ¿a qué se debe? Otros afirman que lo que dice la Biblia sobre la creación del hombre y del mundo es incompatible con lo que enseñan las ciencias. ¿Eso es así? Intentaré responder a estas preguntas en las siguientes páginas.

Empecemos recordando que no puede haber contradicción entre la Biblia y las ciencias, ya que la verdad es una sola y proviene del único Creador de todo. Si surgen discrepancias, es porque no entendemos bien la Biblia o porque no comprendemos bien las ciencias. Es importante que tengamos presente que hablan un lenguaje distinto y se preocupan de cuestiones distintas.

La Biblia no es un tratado de historia ni de ciencias de la naturaleza en el sentido moderno, sino que recoge la experiencia religiosa de un pueblo e intenta dar una respuesta creyente a las preguntas fundamentales del ser humano: ¿Quiénes somos?, ¿de dónde venimos?, ¿adónde vamos?, ¿qué debemos hacer para ser felices? Además, nos ofrece una interpretación religiosa de los acontecimientos de la historia, no quedándose en los meros hechos, sino buscando su significado más profundo.

No podemos pretender entender desde la primera lectura el lenguaje y las imágenes de la Biblia, ya que se trata de textos redactados hace muchos siglos y escritos con mentalidad oriental, amiga de los relatos y de los símbolos. Por eso es necesaria una introducción que nos explique la manera peculiar de expresarse de los autores bíblicos.

Hay que tener paciencia para ir acostumbrándose a la manera bíblica de hablar. Además, unos textos iluminan a otros, por lo que a medida que los vamos leyendo se nos van haciendo más sencillos de entender.

2 comentarios:

  1. En mi pueblo, en Caravaca de la Cruz, provincia de Murcia, país España, en el convento de los padres carmelitas (actualmente también alojamiento rural), los viernes por la noche, de 9 a 10, el P Juan Antonio nos da clases de biblia. Una gozada. Mientras estuvo destinado en Caravaca, el P Eduardo estuvo impartiendo estas clases. ¡Qué buenos recuerdos! ¡Cuánto disfruté!. José Mª Celdrán.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡ OH PADRE ...! HE COMENZADO A DELEITARME CON ESTE PRINCIPIO MARAVILLOSO ... QUE ME TRAE MUY SANTOS RECUERDOS YO ERA MUY JOVENCITA ... ¡ DIOS A TRAVÉS D E MI ESPOSO ...BERNABÉ NOCITO ... ! ¡ SER MUY ÚNICO ... MUY SANTO ... HIZO QUE ME NUTRIERA DE ESTAS PÁGINAS DONDE DIOS AMOR ME HABLABA CON GRAN CLARIDAD ... !!! ¡¡¡ CUÁNTOS GOZOS DE DIOS ... !!! Y DOLOR SIN DOLOR ... PORQUE SIEMPRE ESTABA PRESENTE ¡ EL UNO Y TRINO ...AMANTÍSIMO ... DIOS HUMILDÍSIMO AMADOR ... CREADOR DE SU CRIATURITA ......!!! ¿ CÓMO PAGARLE AL SEÑOR ... TODO EL BIEN QUE ME HIZO ... QUE ME HACE ... QUE ME HARÁ ...... ? ¡¡¡ SEGUIRÉ SABOREANDO TODOS LOS LATIDOS DE A POCO ... !!!!!!!!!!!!!!!!!!! '¡¡¡ VUELVO A AGRADECERLE A DIOS Y A USTED ...!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar