Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 18 de septiembre de 2014

Versión poética del Cantar de los Cantares (y 8)


Con esta entrada terminamos de recoger la traducción poética del Cantar de los Cantares que realizó fray Luis de León en el siglo XVI. Aquí se puede consultar el capítulo siete, con enlaces a los seis anteriores.

Esposa

¡Quién como hermano mío te me diese,
que el pecho de mi madre hayas mamado!
Donde quiera que yo hallarte pudiese,
mil besos, mil abrazos te habría dado,
sin que me despreciase el que me viese,
sabiendo que en un vientre hemos andado;
en casa de mi madre te entraría
y allá tu dulce amor me enseñaría.
Del vino que adobado yo tenía,
haría que bebieses, que es preciado,
y el mosto de granadas te daría.

La mano izquierda de mi amado
bajo la mi cabeza ya ponía
y con la su derecha me ha abrazado.
Oh, hijas de Sión, no hagáis ruïdo,
porque mi dulce amor está dormido.

Compañeras

¿Quién es esta, que sube recostada
del desierto, y echada la su mano
sobre su amado tiene, delicada?

Esposa

Allí te desperté, bajo el manzano
adonde te parió tu madre amada;
allí sintió el dolor, que no fue vano.

Esposo

Sobre tu corazón ponme por sello,
amada, y sobre el brazo y en tu cuello.
Así como la muerte es el amor,
duros como el infierno son los celos;
sus brasas son un fuego abrasador,
que son brasas de Dios y de sus cielos;
muchas aguas no pueden tal ardor
apagar, ni los ríos con sus hielos.
Quien este amor alcanza, ha despreciado
cuanto haber este mundo le ha enviado.

Esposa

Pequeña es nuestra hermana, aún no tenía
pechos; mientras le nacen ¿qué haremos,
cuando se hable de ella, vida mía?

Esposo

Una pared muy fuerte labraremos,
y un palacio de plata yo le haría;
y las puertas de cedro le pondremos;
y dentro del palacio ella encerrada,
estará muy segura y muy guardada.

Esposa

Yo soy bien fuerte muro, Esposo amado,
y mis pechos son torre bien fundada.

Esposo

Bien segura estará, puesta a mi lado.

Esposa

No hay donde pueda estar mejor guardada,
que luego que a tus ojos he agradado,
quedé yo en paz, temida y aceptada;
y así con tal Esposo estoy segura,
que no me enojará de hoy mas criatura. 

En Bal-hamon su gran viña tenía
Salomón, entregada a los renteros,
cada cual por los frutos que cogía,
de plata le traía mil dineros;
más me rentará a mí la viña mía,
que me la labraré con mis obreros;
mil dan á Salomon y ellos ganaban
doscientos, de los frutos que sacaban.

Esposo

Estando tú en el huerto, amada Esposa
y nuestros compañeros escuchando,
haz que oiga yo tu voz graciosa,
que a tu querido Esposo está llamando.

Esposa

Ven pronto, amigo mío, que tu Esposa
te espera, ven corriendo, ven saltando,
como cabras o corzos corredores,
sobre los montes altos y de olores.

2 comentarios:

  1. Perdona Padre mi atrevimiento, pero ves acertada la imagen que acompaña esta entrada? Supongo que sí, si no, no la hubieras puesto. Pero me resulta inapropiada.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ilustración se titula precisamente "el Cantar de los Cantares" y recoge el tema del libro: el amor limpio y apasionado de dos esposos, que se convierte en imagen del amor de Cristo por cada persona.

      Eliminar