Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 28 de agosto de 2014

San Eutiquio, patrón de los que se duermen en la iglesia (y 2)


La semana pasada presentamos un cuadro titulado "Sermón soporífero" y comentábamos que un joven de nombre Eutiquio se durmió durante la predicación de san Pablo. Las siguientes imágenes nos demuestran que él no fue el único al que le ha sucedido algo parecido. Además, eso afecta a todas las congregaciones y a todo tipo de personas.








3 comentarios:

  1. Jajajajajaja, hasta los simpson parodian los peligros de un sermón o charla larga y pesada...

    ResponderEliminar
  2. ¡Querido Padre! No le diré de dónde, pero hay un párroco que habla mucho, dice poco y por si fuera insuficiente tiene una voz monocorde, que generalmente me provoca sueño. No imagina usted lo que debo luchar para estar atenta. ¡la de veces que al final, cuando le voy a dar gracias a Su Majestad por haberse dignado venir a mí, al mismo tiempo le pido perdón por estar a punto de dormirme en su Fiesta!
    En comunión de oraciones (le guardo en las mías)

    ResponderEliminar
  3. Ja jajaja Ay Padre que bien le quedó. Hace años mi esposo (QEPD) y yo íbamos a una misa que el Padre hablaba bajito y mono tono , eran más los dormidos que los despiertos.Pero el Padre era tan bueno que a nadie le importaba

    ResponderEliminar