Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 22 de agosto de 2014

La Noche oscura de san Juan de la Cruz


Desde el 25 al 31 de agosto estaré en Úbeda, disfrutando en la casa donde murió san Juan de la Cruz, de la que he hablado en varias ocasiones. Aquí se puede consultar una entrada en la que algunos participantes en unos ejercicios espirituales en 2012 comparten su experiencia. Aquí hablo del cuso del año pasado sobre el Cántico espiritual. Este año trataremos de la Noche oscura. Aquí pueden ver la información sobre el cursillo.

Cuando se habla de «noche oscura» se piensa espontáneamente en san Juan de la Cruz, ya que es su símbolo más logrado, en el que confluyen numerosas lecturas, la propia experiencia personal y la reflexión sobre las vivencias de otras personas que le abrieron su corazón buscando en él ayuda y consejo (sin duda, la más significativa es santa Teresa de Jesús).

Hoy poseemos valiosos estudios que analizan el símbolo de la noche desde diversas perspectivas y que nos ayudan a comprender mejor su origen y las distintas implicaciones que tiene en la obra de san Juan de la Cruz, así como su influencia en la cultura posterior, hasta nuestros días.

El primer significado de la noche oscura es el camino espiritual que conduce al encuentro con Cristo, pero no podemos olvidar las experiencias de sufrimiento físico, psicológico o moral: la pobreza, el hambre, la soledad, el amor quebrantado, la depresión, el silencio de Dios… 

Es verdad que el símbolo de la noche (como cualquier otro) ofrece múltiples posibilidades de interpretación y que el mismo Juan de la Cruz no hace una lectura unívoca del mismo, sino que lo modela continuamente, iluminándolo en cada caso con nuevos matices. Pero queda claro que en los escritos sanjuanistas todas las interpretaciones de la noche se mueven en el ámbito de la fe y de la purificación, en el camino hacia la unión con Cristo y la participación en su vida.

En san Juan de la Cruz, la experiencia personal del sufrimiento y la íntima relación entre su doctrina y su vida dan credibilidad a su mensaje y lo hacen actual para un mundo que busca testigos antes que maestros.

3 comentarios:

  1. Que curioso en estos momentos mientras desayunaba meditaba sobre la noche obscura de la que hablan algunos Santos,como una agonía del espíritu y me preguntaba si yo fuera capaz de soportar tal sentir,y despues de lebantarme de la mesa me metí en el fb y me encuentro conesto....Que estará queriendome decir my Señor?

    ResponderEliminar
  2. Quien a buen arbol se arrima buena sombra le cobija Cobijemonos a la sombra de san Juan de la Cruz y aprenderemos mucho Ana Maria

    ResponderEliminar
  3. El más perfecto de los poemas de Fr. Juan

    ResponderEliminar