Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 22 de julio de 2014

María Magdalena, de apóstol a prostituta


El 22 de julio se celebra la fiesta de santa María Magdalena y el 29 de julio la fiesta de santa Marta de Betania. Ya he hablado en otras ocasiones de ellas y he aclarado que María Magdalena no es María la hermana de Marta y mucho menos la prostituta que ungió los pies a Jesús. 

Hay un interesante libro escrito por varias teólogas españolas y dirigido por Isabel Gómez Acebo que lleva el significativo título de "María Magdalena, de apóstol a prostituta y amante", que muestra muy bien la deformación que esta gran figura del cristianismo primitivo ha sufrido en los siglos posteriores.

María "Magdalena" fue una mujer de Magdala (hoy Migdal), pueblo situado a orillas del lago de Genesaret, a medio camino entre Cafarnaún y Tiberíades.

Empecemos por decir que María ("Miriam" en hebreo) fue el nombre de la hermana de Moisés y era muy común en tiempos de Jesús, por lo que varias mujeres del evangelio lo llevan y a veces esto ha causado problemas al identificarlas.

El apelativo de María "Magdalena" resulta extraño, porque las mujeres eran conocidas sucesivamente por el nombre de su padre, de su esposo y de sus hijos varones. Así, en los evangelios se habla de María [esposa ] de Cleofás (Jn 19,25) y de María [madre] de Santiago y José (Mt 27,56).

María, sin embargo, es identificada por su lugar de origen (Magdala), como se hace con los varones (Jesús "de Nazaret", José "de Arimatea"), y no por ser la hija, le esposa o la madre de otros.

Hace dos mil años, tuvo que llamar mucho la atención una mujer que no estaba casada ni era madre y que se atrevió a dejar todo para seguir al maestro de Nazaret como discípula (y no era la única).

El evangelio dice que Jesús expulsó "siete demonios" de ella. Algunos quieren ver aquí la justificación de que era una pecadora pública. Pero en muchos otros casos se dice que Jesús expulsó demonios de otros hombres (en un caso incluso "una legión", que era el equivalente a unos 6000 soldados). Y nunca se añade que esos "endemoniados" fueran "prostitutos".

Hoy no sabemos cuál era su enfermedad o su problema, que debía ser grave, ya que el número siete indica totalidad en la biblia. Lo que sí sabemos es que Jesús la liberó y que ella lo siguió con decisión, que estuvo de pie junto a la cruz y que fue la primera que vio a Cristo resucitado.

3 comentarios:

  1. Gracias padre, la verdad, es que estan muy bien esas aaclaraciones,, porque aunque pensemos que son cosas sabidas!! Nunca estan demas,, siempre te explicas muy bien, un abrazo, Teresa

    ResponderEliminar
  2. De verdad hay mucha desinformacion aun entre nuestros sacerdotes. Hoy en la misa televisada el sacerdote dijo que Maria es la hermana de Marta yo me estaba en esa impresion tambien cuando lo escuche hace un tiempo. Gracias por aclararlo. No se me molesta esa morbosidad de si fue prostituta. Para mi Es santa por lo que hizo que fue amar y seguir a Jesus hasta el final algo que solo un apostol hombre hizo (Juan ) mientras Jesus estuvo predicando.

    ResponderEliminar
  3. gracias padre eduardo por sus enseñanzas

    ResponderEliminar