Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 17 de junio de 2014

El santuario de la Virgen del Carmen en Haifa


Cada vez que termino una peregrinación en Tierra Santa me viene la tentación de decir "Esta es la última". Después vienen las palabras de agradecimiento de los peregrinos y sus correos en los que me aseguran que ha sido una experiencia de gracia para ellos, que les ha ayudado a comprender mejor el evangelio, que ha sido "el viaje de su vida" y cosas similares, y me olvido de los dolores causados por el reuma, de los antiinflamatorios, del cansancio y de los inconvenientes. Entonces comienzo a pensar en la peregrinación del año siguiente.

Este año comenzamos por el Monte Carmelo y nos alojamos en el monasterio Stella Maris de la Virgen del Carmen (del que he hablado aquí). El trato de los frailes y de las hermanas que atienden la casa fue excepcional y las vistas desde la terraza, increíbles.

Aquí estoy sentado en el jardín exterior, gozando de la buena compañía.

Santa Teresita acoge a los peregrinos a la puerta de la hospedería.

Desde el convento se tienen unas preciosas vistas sobre Haifa y el mar Mediterráneo.

Los jardines  exteriores están preciosos, llenos de flores.

Lo mismo se puede decir del patio interior.

Rezamos el Vía Crucis paseando por el huerto, deteniéndonos en las estaciones de cerámica de Manises (España).

El sábado cantamos la Salve en compañía de los frailes y de las religiosas, con las velas encendidas en las manos.

Oramos en la gruta del profeta Elías, que se encuentra bajo el camarín de la Virgen.

Visitamos el cercano monasterio de las carmelitas descalzas.

Celebramos la misa de Pentecostés en el monasterio con las monjas, que cantaron hermosas melodías.

También saludamos a las hermanas en el locutorio. Y nos quedamos con ganas de volver a visitarlas.

7 comentarios:

  1. Felicitaciones a todos los peregrinos. Ahora en sus casas iran reviviendo cada dia los recuerdos y las vivencias ,y seguro que en sus vidas habra un antes y un despues de este viaje, y siempre tendran ganas de volver otra vez. Gracias por compartirlo.Fina

    ResponderEliminar
  2. Si organizase una peregrinación para 2015, de finales de julio a principios de agosto, nos animaríamos a ir de nuevo a Tierra Santa. Seguro que sería diferente de la anterior de 2010. También iríamos a Roma. José Mª Celdrán.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso lugar, lleno de historia y de espiritualidad. Dios bendiga a cuantos han realizado esa peregrinación. Elías.

    ResponderEliminar
  4. Ya estas pensando el otra peregrinación para ver si tu madrina se anima ¿no?. Bueno, ya lo pienso. Me alegro mucho de que halláis disfrutado tanto de este viaje .Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Estoy segura que a Santa Teresita la llevas siempre detras de ti y seguro que trabajo no le falta . Santa Teresita querias tener un hermano misionero Este que Dios te ha dado vale por cinco. Ana Maria

    ResponderEliminar
  6. ojala un dia pueda yo acompanarlos

    ResponderEliminar
  7. padre eduardo desde que usted vino a oklahoma city me dejo con una gran hambre espiritual. y es su blog un gran alimento, gracias. confiando en dios todo poderoso que un dia me ayude y atodos los que como yo necesitamos arreglar nuestra situacion legal en este pais para asi poder acompanarlo un dia en esta magestuosa peregrinacion. que dios lo bendiga con mucha salud

    ResponderEliminar