Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 17 de marzo de 2014

La coraza de san Patricio


Hoy es la fiesta de san Patricio (386-493), patrón de Irlanda. Para celebrarlo les propongo un precioso poema del s. VIII originalmente escrito en gaélico y tradicionalmente atribuido a san Patricio (algo recreado por mí).

Creo en la Trinidad tres veces Santa, un solo Dios verdadero, Creador del Universo: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amo y adoro tu Nombre glorioso. 

Hoy te pido, Padre Bueno, en el Santísimo Nombre de Jesús y por la fuerza del Espíritu Santo, que nos des la gracia de la Invocación de la Santísima Trinidad. Amén.

Hoy te pido, Padre Bueno, en el Santísimo Nombre de Jesús, que infundas en nuestros corazones la gracia de la encarnación de Cristo y de su bautismo, la gracia de su crucifixión y sepultura, la gracia de su resurrección y ascensión y la gracia de su infinita Misericordia.

Hoy te pido, Padre Bueno, en el Santísimo Nombre de Jesús, que nos des la fuerza del Amor que se manifiesta en la obediencia de los ángeles, en el servicio de los arcángeles, en las oraciones de los patriarcas, en los anuncios de los profetas, en las predicaciones de los apóstoles, en la fe de los confesores, en la fortaleza de los mártires, en la pureza de las santas vírgenes y de los hombres y mujeres de recto corazón.

Hoy te pido, Padre bueno, en el Santísimo Nombre de Jesús, que nos envíes tu Espíritu Santo Paráclito, Amor del Padre y del Hijo, más brillante que la luz del sol, más suave que el brillo de la luna, más resplandeciente que el fuego, más veloz que el rayo, más raudo que el viento, más hondo que la profundidad de los océanos, más firme que la tierra, más resistente que la roca, más bello que las estrellas del firmamento.

Hoy te pido, Padre bueno, en el Santísimo Nombre de Jesús, que nos concedas tu Poder para guiarnos, tu Fuerza para sostenernos, tu Sabiduría para amarte sobre todas las cosas, tu Humildad para servirte adecuadamente, tu Ojo para prevenirnos, tu Oído para escucharte, tu Palabra para que nuestras vidas se sometan a tu Ley, tu Mano para guiarnos, tus Pies para seguir a Jesucristo.

Cristo conmigo, Cristo delante de mí, Cristo detrás de mí, Cristo reinando en lo profundo de mi corazón, Cristo reinando en mi voluntad, Cristo reinando en mi mente y en mi lengua, Cristo debajo de mí, Cristo sobre mí, Cristo a mi derecha, Cristo a mi izquierda, Cristo a mi alrededor. Cristo en la anchura, Cristo en la longitud, Cristo en la altura. Cristo en el corazón y la mente de todos los hombres que piensan en mí, Cristo en la boca de todos los que hablan de mí, Cristo en todo ojo que me ve, Cristo en todo oído que me escucha. Cristo ayer, hoy y siempre. Amén. A Él la gloria y el poder y el honor y la alabanza y la acción de gracias, por los siglos de los siglos. Amén.

Jesucristo Resucitado, cúbrenos con tu Santísima Sangre y protégenos de todo pecado y de todo peligro, para que podamos alcanzar abundancia de premio. 

Espíritu Santo Paráclito, danos tu luz y tu gracia, porque nosotros no sabemos orar como nos conviene. 

Invoco a la Inmaculada Virgen Santísima, a S. Miguel arcángel y a los santos ángeles de Dios, para que nos protejan y oren por nosotros.

Creo en la Trinidad tres veces Santa, un solo Dios verdadero, Creador del Universo: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amo y adoro tu Nombre glorioso. Amén.

4 comentarios:

  1. Preciosa oración. Pido al Señor Jesús que sepa verle en todos los momentos de mi vida junto a mí, dentro de mí, en cada oído que me escucha, en cada ojo que me mira... Amén. Paolo

    ResponderEliminar
  2. CRISTO CONMIGO
    Me .gusta.Gracias por el alimento de cada día

    ResponderEliminar
  3. Excelente esta Oracion,es completa.pienso que cuando la hagamos que salga del corazon,Dios se regozijara con sus hijos que la hagan,llega al alma,gracias P, Eduardo por compartirla.

    ResponderEliminar
  4. Padre Eduardo, le prometo que la rezaré todos los días, después de Laudes,es una oración que hace elevar el alma a unión con Dios.
    Gracias, Dios sea por siempre bendito y alabado.


    ResponderEliminar