Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 26 de enero de 2014

La actividad salvífica de Jesús


"Jesús recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas y proclamando el Evangelio del reino, curando las enfermedades y dolencias del pueblo" (Mt 4,23). El evangelio de hoy habla del inicio de la vida pública de Jesús: de su predicación invitando a la conversión, de sus milagros, de la elección de los primeros discípulos.

Ya hemos hablado de la predicación de Jesús aquí, de sus milagros aquí y de su victoria sobre el demonio aquí. También explicamos por qué Jesús eligió 12 apóstoles aquí.

A lo largo del año leemos en los evangelios todo lo referente a la vida de Jesús y sus enseñanzas, convencidos de que Él es "el «Evangelio eterno» (Ap 14,6), y es «el mismo ayer y hoy y para siempre» (Heb 13,8), pero su riqueza y su hermosura son inagotables. Él es siempre joven y fuente constante de novedad. La Iglesia no deja de asombrarse por «la profundidad de la riqueza, de la sabiduría y del conocimiento de Dios» (Rm 11,33). Decía san Juan de la Cruz: «Esta espesura de sabiduría y ciencia de Dios es tan profunda e inmensa, que, aunque más el alma sepa de ella, siempre puede entrar más adentro»" (papa Francisco, Evangelii Gaudium, 11).

Queremos profundizar en el mensaje del evangelio, porque "toda la vida de Jesús, su forma de tratar a los pobres, sus gestos, su coherencia, su generosidad cotidiana y sencilla, y finalmente su entrega total, todo es precioso y le habla a la propia vida. Cada vez que uno vuelve a descubrirlo, se convence de que eso mismo es lo que los demás necesitan, aunque no lo reconozcan: «Lo que vosotros adoráis sin conocer es lo que os vengo a anunciar» (Hch 17,23)" (papa Francisco, Evangelii Gaudium, 265).


Pido al Señor que este año litúrgico, con nuestras lecturas del evangelio y nuestras celebraciones sea una oportunidad de gracia para todos, que crezcamos cada día en el conocimiento y en el amor de Jesucristo, que nada ni nadie nos aparte de su amor, que Él nos ayude a profundizar en su amistad. Amén.

1 comentario:

  1. Jesús predicaba "el evangelio", la "buena noticia" y eso es lo que necesitamos oír y anunciar los cristianos. El evangelio es lo único que nos da la paz verdadera. Los periódicos sirven para informar y los libros para aprender o entretener, pero el evangelio abre nuestros corazones a la vida eterna. Enna

    ResponderEliminar