Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 21 de mayo de 2013

Santísima Trinidad 2013


El próximo domingo, si Dios quiere, celebraremos la solemnidad de la Santísima Trinidad. La oración colecta del día dice así: «Dios, Padre todopoderoso, que has enviado al mundo la Palabra de la verdad y el Espíritu de la santificación para revelar a los hombres tu admirable misterio, concédenos profesar la fe verdadera, conocer la gloria de la eterna Trinidad y adorar su unidad todopoderosa».

En Adviento y Navidad celebramos que Dios Padre envió el Espíritu Santo para que su Hijo se encarnara en el vientre de María. Durante todo el año litúrgico ponemos nuestra mirada en Cristo, en sus palabras y en sus obras. En los días de la Pascua hemos contemplado cómo el Hijo encarnado, muerto y glorificado vuelve al Padre y desde su seno envía el Espíritu Santo sobre la Iglesia. Hoy queremos tomar conciencia de que Dios nos quiere hacer partícipes de su misma vida: por Cristo, en el Espíritu Santo, tenemos acceso al Padre.

El año pasado dediqué varias entradas a comentar esta fiesta tan entrañable. Aquí y aquí hablo de la historia y significado de la misma. En esta entrada recojo una interesante interpretación del poema "La Fonte" de san Juan de la Cruz, que la liturgia propone como himno de la fiesta y en esta explico cada una de las frases de esta poesía. También dediqué este post a presentar tres iglesias históricas del centro de Roma en honor de la Santísima Trinidad. Con motivo de la fiesta de sor Isabel de la Trinidad propuse su famosa elevación con un comentario. A quien quiera seguir profundizando le ofrezco esta larga reflexión sobre la revelación de Dios Trinidad en la Biblia.

1 comentario:

  1. Gracias por tan extensa y valiosa información.Aquí hay materia para
    una temporadita.

    ResponderEliminar