Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

miércoles, 13 de marzo de 2013

Año de la fe: la vida eterna


A lo largo de nuestra vida, muchas veces experimentamos con claridad que hemos terminado una etapa y comenzamos otra. Por ejemplo: el primer día de colegio, el paso de la escuela al instituto, la elección de una carrera universitaria, el primer trabajo, el matrimonio, el nacimiento de un hijo… El hecho de terminar una etapa de nuestra vida no significa algo malo. Al contrario, lo vivimos como algo positivo, porque ponemos nuestra mirada y nuestra ilusión en la nueva etapa que vamos a iniciar. 

Tenemos que aprender a mirar así nuestra propia muerte, como el final de una etapa de nuestra existencia y el inicio de una nueva etapa, mucho más hermosa, mucho más plena, mucho más gozosa, fiándonos de la palabra de Jesús que nos dijo que en la casa de su Padre hay muchas moradas y que allí hay un sitio preparado para nosotros.


Himno

Tú nos dijiste que la muerte
no es el final del camino;
que, aunque morimos, no somos
carne de un ciego destino.
Tú nos hiciste, tuyos somos,
nuestro destino es vivir,
siendo felices contigo,
sin padecer ni morir.

Cuando la pena nos alcanza
por un hermano perdido,
cuando el adiós, dolorido,
busca en la fe su esperanza,
en tu palabra confiamos
con la certeza que Tú
ya le has devuelto a la vida,
ya le has llevado a la luz.

Cuando, Señor, resucitaste,
todos vencimos contigo;
nos regalaste la vida,
como en Betania al amigo.
Si caminamos a tu lado
no va a faltarnos tu amor,
porque muriendo vivimos
vida más clara y mejor.

Oración

Oh Dios, que concedes el perdón de los pecados y quieres la salvación de los hombres, por intercesión de Santa María la Virgen y de todos los santos, concede a nuestros hermanos, parientes, amigos y bienhechores que han salido ya de este mundo alcanzar la eterna bienaventuranza. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

2 comentarios:

  1. He tenido la bendición de poder asistir a la Misión Cuaresmal que se está celebrando en el Santuario (Nacional De Nuestra Señora Madre de la Divina Providencia, PR), y me encanta el uso que hace de oraciones, poesías, citas y canciones en su predicación. Pido a Jesús que lo ilumine siempre para que nos siga educando en nuestra fe católica. Bendiciones, un abrazo,
    Marta

    ResponderEliminar
  2. Ivelisse Tambien he asistido desde el lunes. Pensaba no ir hoy y con solo pensar que me pierdo sus lecciones digo No voy a escucharlo para crecer con sus palabras.

    ResponderEliminar