Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 24 de febrero de 2013

Poesía para hoy

Hoy les propongo el hermoso poema de Gerardo Diego que empieza así: Transfigúrame. / Señor, transfigúrame. / Traspáseme tu rayo rosa y blanco... A Jesús transfigurado le pedimos que nos dé su mirada y su corazón, que nos revista de sus sentimientos, que nos haga partícipes de su energía vital, que es el Espíritu Santo. A esta poesía ya le dedicamos esta entrada, que les invito a releer.

5 comentarios:

  1. A veces una pequeña transformación es mucho.

    Latencia dormida de una pequeña semilla en mi corazón,
    palabras llenas de Vida, de Fe y Amor,
    hacen brotar tallos tiernos en su interior.
    Calmas mi sed de existencia,
    a la que infundes calor y
    me resguarda de la intemperie y del helor.

    Gracias P. Eduardo.

    Lola.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Lola, desconocía tus capacidades poéticas, pero me ha gustado mucho esta muestra. No dejes de compartir otras con nosotros.

      Eliminar
  2. Transfigúrame, Señor. O lo haces Tú o yo no lo consigo... Elías

    ResponderEliminar
  3. Gracias Lola por compartir este poema.Me ha gustado
    mucho.¡Qué Dios te bendiga siempre! Betania.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por vuestros ánimos.
    P. Eduardo, siempre que pueda no dudaré en colaborar.
    Betania, haces unas aportaciones preciosas.
    Que Dios os bendiga a vosotros también.

    ResponderEliminar