Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 21 de febrero de 2013

Las 6 semanas de la Cuaresma

Ayer hablamos del significado de los 40 días de Cuaresma. Los Santos Padres también identificaron simbólicamente las 6 semanas que dura. En la Biblia, el 7 es un número perfecto, «divino». Se usa para indicar que algo posee la plenitud, como la creación de Dios (Gen 1) o el libro de los 7 sellos, que contiene los designios de Dios sobre la historia (Ap 5,1). Por el contrario, el 6 indica que algo no está completo. Se pueden recordar las tinajas de Caná (Jn 2,6) o el número de la bestia inmunda, «que es número humano, el 666» (Ap 13,18). 


Además, el séptimo día es de descanso, mientras que los seis previos son de trabajo. Eusebio de Cesarea (s. IV) afirma que, igual que Dios trabajó durante seis días y el séptimo descansó, los cristianos deben esforzarse en trabajos espirituales durante seis semanas (la Cuaresma) antes de vivir las siete semanas de Pascua, que son el anticipo de la vida eterna: «Después de Pascua, celebramos Pentecostés durante siete semanas íntegras, de la misma manera que mantuvimos virilmente el ejercicio cuaresmal durante seis semanas antes de Pascua. El número seis indica actividad y energía, razón por la cual se dice que Dios creó el mundo en seis días. A las fatigas soportadas durante la Cuaresma sucede justamente la segunda fiesta de siete semanas, que multiplica para nosotros el descanso, del cual el número siete es símbolo».

San Juan pone de relieve que, en Caná, el agua que Jesús transformó en vino se encontraba en 6 tinajas de las que los judíos usan para los baños de purificación ritual antes de la boda. Al transformar el agua de esas tinajas en vino, indica que aquellos ritos preparaban el banquete de bodas entre Cristo y su Iglesia. Las 6 semanas de Cuaresma son como las 6 tinajas de la purificación. Indican el tiempo del noviazgo, el tiempo dedicado a la limpieza, para que todo esté preparado el día de la boda. La semana séptima se celebra la Pascua, las bodas del Cordero.

1 comentario:

  1. Todo esto es una maravilla para quien
    lo esté viviendo con plenitud.¿Y los
    pobrecillos,qué?.Me siento como un parásito que se aprovecha de lo que
    aportan todos los demás.Muchas gracias,

    ResponderEliminar