Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 28 de febrero de 2013

Gracias y a-Dios, Benedicto XVI

Esta noche se hace efectiva la renuncia del Papa Benedicto XVI. Desde aquí solo podemos darle las gracias por toda una vida consagrada al servicio de Dios y de los hermanos y deseamos reencontrarle en Dios. Que Él sea su descanso y su premio (y el nuestro). Amén.

El pasado domingo, en el rezo del Ángelus, el Papa afirmó: "No abandono la Iglesia, me dispongo a servirla de una manera nueva, más adecuada a mi edad y a mis fuerzas". Ayer, en su última audiencia de los miércoles, afirmó: "No busco mi bien, sino el bien de la Iglesia... No abandono la Cruz, sino que permanezco de un modo distinto ante Jesús Crucificado".

En la tradición carmelitana sabemos bien de la eficacia de la oración perseverante y silenciosa. Benedicto XVI continuará sirviendo a la Iglesia, no con los desvelos del Pastor solícito sino con la fuerza misteriosa de la oración.

2 comentarios:

  1. Gracias Papa Emerito Benedicto XVI. La llave es la oración, ya usted habita en las moradas mas elevadas. Ahora nos toca orar mas por nuestra Santa Madre Iglesia.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra mucho que el Papa Benedicto XVI haya podido cumplir su sueño de retirarse a un monasterio,que es lo
    que deseaba,antes de ser elegido papa.
    Creo que podrá cantar las palabras de
    su admirado S.Juan de la Cruz:"Mi alma
    se ha empleado y todo mi caudal en su servicio. Ya no guardo ganado ni ya tengo otro oficio,que ya solo en
    amar es mi ejercicio."
    Me ha impresionado mucho oirle decir:
    "Hubo días de aguas turbias en que el Señor parecía dormir". Qué amor el suyo,cuánta entrega y sacrificio,cómo su generosidad le llevó a aceptar
    este difícil servicio.
    Su oración será un tirón fuerte para la Iglesia.
    Alegría y amor para todos.Betania

    ResponderEliminar