Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 16 de febrero de 2013

Año de la Fe: Yo creo


Ya hemos dedicado 13 entradas en los meses de octubre y noviembre a comentar cada una de las afirmaciones del Credo. Me propongo ahora dedicar algunas más para seguir profundizando en el argumento. Advierto que casi todas serán muy breves, en algunos casos una sencilla poesía. Hoy comentamos lo que significa decir: «yo creo».

La palabra «creer» puede tener varios significados. Si yo digo: «Creo que va a llover», quiero decir: «Me parece que va a llover». Cuando digo a alguien: «Te creo», quiero decir: «Me fío de ti y de la veracidad de tus palabras». Si digo a una persona: «Creo en ti», me refiero a que esa persona vale para algo, puede superar sus problemas y dificultades y llegar a desarrollar sus capacidades en algún campo concreto. Cuando digo: «Creo en Dios», quiero decir que pongo en Él mi confianza, que me apoyo en Él. Esto es tan radical, que solo se lo puedo decir a una persona humana de modo figurado, pero hablando con propiedad solo puedo creer en Dios. «Creo en Dios» equivale a: «Sé que mi existencia tiene un sentido, porque corresponde a un proyecto amoroso de Dios, que me conoce, me ama y quiere hacerme partícipe de su vida».

2 comentarios:

  1. Creo,Señor.Aumenta mi fe.
    Aumenta nuestra fe. Betania

    ResponderEliminar
  2. Quiero que mi de sea de verdad un poner mi vida en manos de Jesús. Agus

    ResponderEliminar