Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 18 de febrero de 2013

Año de la Fe: la sed de Dios


Comentamos hoy una poesía de Miguel de Unamuno que habla de la fe. Es un soneto algo difícil de entender, pero muy hermoso y profundo. Habla de la sed de Dios que solo puede ser saciada con la fe (agua de la lluvia, es decir don de Dios, que no puede ser fabricada por el hombre). El poeta comienza pidiendo a Dios que transforme su alma en un aljibe, capaz de contener el precioso líquido. Es decir, pide la capacidad de creer, de recibir en sí el agua de la fe. Querría poder nadar en ella, pero se contenta con una sola gota, con el mínimo para no morir de sed. Sus muchos conocimientos no le quitan la sed. Al contrario, le provocan el sudor amargo de la duda, que le envenena. Por eso le pide a Cristo que le libre de ese tormento, suplicándole, como el personaje de la Escritura: «Creo, Señor, pero aumenta mi fe» (Mc 9,24). Veamos el texto:

Sed de Dios tiene mi alma, de Dios vivo:

conviértemela, Cristo, en limpio aljibe 
que la graciosa lluvia en sí recibe 
de la fe. Me contento si pasivo 

una gotica de sus aguas libo
aunque en el mar de hundirme se me prive, 
pues quien mi rostro ve – dice – no vive, 
y en esa gota mi salud estribo. 

Hiéreme frente y pecho el sol desnudo
del terrible saber que sed no muda; 
no bebo agua de vida, pero sudo 

y me amarga el sudor, el de la duda:
sácame, Cristo, este espíritu mudo. 
¡Creo!, tú a mi incredulidad ayuda.

7 comentarios:

  1. Me ha parecido preciosa la poesia, y explicada por ustéd, si que puedo entenderla. Gracias Padre. Fina.

    ResponderEliminar
  2. Creo, Señor, pero aumenta mi fe. Que sea esa siempre mi oración. E.N.

    ResponderEliminar
  3. Siempre me ha fascinado esa búsqueda ansiosa y dolorosa de Dios por parte de Unamuno. Recuerdo cuánto me impresionó siendo adolescente la lectura de su diario; era el de un hombre atormentado.Es una situación que escapa a mi comprensión. El soneto es bellísimo y profundo. Betania.

    ResponderEliminar
  4. Hace bastantes años, cuando iba al instituto leimos "San Manuel Bueno Mártir" de Miguel de Unamuno, y este relato me gustó mucho. Con el paso del tiempo, además de la historia, hubo una frase que la recuerdo con más insistencia que ninguna otra, la idea era que Don Manuel murió creyendo no creer lo que en realidad creía.
    ¿Era así P. Eduardo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. San Manuel Bueno Mártir parece una obra sencilla, pero es de gran complejidad. En cierto sentido, manifiesta el alma atormentada de Unamuno, a veces deseoso de la verdad racional, aunque fuera dolorosa, sin concesiones para la ilusión; a veces deseoso de seguir el deseo de su corazón, sabiendo que el sueño de la razón produce monstruos... San Manuel cree que no cree, pero entrega su vida por amor. Esto no es suficiente para Unamuno, que busca algo más. Esta novela es solo uno de sus escritos. Su obra principal sigue siendo del sentimiento trágico de la vida, que está muy relacionada con esta...

      Eliminar
  5. Muchas gracias por la aclaración .
    Un saludo.
    Lola
    .

    ResponderEliminar
  6. Gracias,padre Eduardo. Bet

    ResponderEliminar