Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 25 de octubre de 2012

Fascinados por Cristo: Hna. María Luisa

Al cumplirse 25 años de sus votos religiosos, la hermana María Luisa de Cristo renovará hoy su consagración a Dios en el Carmelo de Daimiel (Ciudad Real, España). Para la ocasión ha preparado una hermosa acción de gracias, en la que repasa lo que ha vivido a lo largo de estos años. Recojo algunos de sus párrafos, para que nos unamos a su oración.

Fieles de Dios, (
hermanos míos), venid a escuchar, os contaré lo que Él ha hecho conmigo en estos 25 años en que me ha concedido vivir como Esposa suya en el Carmelo. 

“Desbordo de gozo con el Señor y me alegro con mi Dios, porque me ha vestido un traje de gala, como novia que se adorna con sus joyas”. Ese traje de gala ha sido su Amor infinito, y mi corona es su infinita misericordia, por lo que solo puedo darle gracias de corazón. 

“Proclama mi alma la grandeza del Señor”,  porque ha mirado mi  pobreza, indecisión, cobardía y timidez y ha hecho obras grandes en mí. “Se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador” y le doy gracias hoy por tantas cosas, que trataré de resumir. 

* Por haberme creado, pensado en mí desde toda la eternidad, por haberme elegido desde el seno materno y por el amor que siempre he recibido de mis padres, hermanos y familia. 

* Por el don de la fe, del bautismo, de la eucaristía y por el don de haberme permitido servirle a Él durante 11 años en los niños pobres y abandonados, que me ayudaron a permanecer pequeña ante el Señor. 

* Por el don de mi vocación de carmelita descalza, al servicio de la Iglesia y del mundo, y por todo lo vivido en estos 25 años, “TODO HA SIDO GRACIA EN MI VIDA”, lo bueno, positivo y agradable, y lo menos agradable o dificultoso. Todo es historia de Salvación. 

* Por todas las personas que Dios ha puesto en mi camino, me han acompañado y ayudado: mis padres (que aceptaron con dolor, pero gustosos mi decisión), los sacerdotes y laicos que me acompañaron antes de entrar en el Carmelo. 

* Por mi comunidad de Daimiel, por cada una de las hermanas que me acogieron y ayudaron a convertirme en carmelita; algunas de cuales ya están en la Casa del Padre. Por las que me formaron y ayudaron a madurar. Por cada una de las hermanas que actualmente forman mi comunidad y que son la manifestación palpable del amor de Dios en mi vida. 

* Por las personas que en estos años se han acercado al Carmelo pidiendo oraciones y por los que rezan por nosotras, por los presentes y por los ausentes, por todos los que forman parte de esta gran familia carmelitana dispersa en el mundo entero.

* También doy gracias a Dios por mis limitaciones y enfermedades. Acepto de corazón mi pobreza, para que "su gracia se manifieste en mi debilidad". Yo me abandono en sus manos, para que Él haga de mí lo que quiera y como quiera, esta es la única petición que le hago para mí. 

* Por mi santa madre Teresa de Jesús, que me ha enseñado que “solo Dios basta” y que es posible encontrar el cielo en la tierra a quien se contenta con contentarle a Él y no busca contento propio. Por mi santo padre Juan de la Cruz, que me anima a caminar siempre guiada por la luz de la fe, que me enseña a purificar la memoria con la esperanza, que me recuerda que a la tarde me examinarán en el amor. Y por todos los santos del Carmelo, que me enseñan que es posible vivir nuestro carisma en todos los tiempos y en todas las circunstancias.

Por esto y por todo lo que me queda por decir, doy gracias a Dios con todo mi corazón. Solo deseo perseverar en su servicio todos los días de mi vida. Su misericordia y vuestra oración me lo concedan. Amén.

9 comentarios:

  1. Precioso testimonio. Dios bendiga a la hermana María Luisa y a todas las carmelitas. Gracias por acordarse de los laicos que nos sentimos parte de la familia carmelitana. Paolo.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena, hermana, gracias por su sí y siga adelante cada día con ánimo renovado. Testimonios como el suyo nos animan a todos a perseverar en medio de las dificultades.

    ResponderEliminar
  3. Dios la bendiga, hermana, a usted y a toda su comunidad. ¡Feliz fiesta! y gracias por su testimonio.

    ResponderEliminar
  4. Gracias hermana María Luisa por compartir su acción de gracias con todos nosotros.Testimonios como el suyo son un estímulo en nuestro
    camino.Doy gracias a Dios por esta hermana y por todas las entregan
    su vida en los carmelos.Que El las colme de su gracia.Betania

    ResponderEliminar
  5. Qué testimonio más precioso de un a entrega y consagración a Dios, la ayuda de los santos en la vida, viviendo a pleno la oración y una inspiración para nosotros con vidas complicadas y y para los que experimentamos tantas dificultades en la oración. Qué Dios continúa a colmarle de sus bendiciones y a todos los que se consagran a él. Rosana

    ResponderEliminar
  6. Me uno a los que felicitan a la hermana y pido al señor que la llene de su paz. Amén.

    ResponderEliminar
  7. Felicidadea Hermana por ser tan feliz esos 25 años en el Carmelo. Y gracias por su testimonio. Sagrario.

    ResponderEliminar
  8. Que bendicion para su comunidad y para ella, quie Dios siga actuando en su vida

    ResponderEliminar
  9. Por mi santa madre Teresa de Jesús, que me ha enseñado que “solo Dios basta” y que es posible encontrar el cielo en la tierra a quien se contenta con contentarle a Él y no busca contento propio. QUE HERMOSAS PALABRAS!!!! GRACIAS POR COMPARTIR PADRE!

    ResponderEliminar