Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 20 de octubre de 2012

Domund 2012


Mañana (penúltimo domingo de octubre) se celebra el 
“Domingo Mundial de las Misiones” (Domund), que fue establecido por Pío XI en 1926 para mover a los católicos a amar y apoyar a los misioneros que trabajan anunciando el evangelio y ayudando a los más necesitados lejos de su patria.

El lema de este año es “Misioneros de la fe”. "Misioneros" son las personas (obispos, sacerdotes, religiosos o religiosas, laicos) que dedican su vida, o un período largo de ella, a la primera evangelización. “Aunque la tarea de propagar la fe incumbe a todo discípulo de Cristo según su condición, Cristo Señor llama siempre de entre sus discípulos a los que quiere para que estén con él y para enviarlos a predicar a las gentes”. "La fe", don de Dios, es propuesta por los misioneros a aquellos que aún no conocen a Jesucristo. Este acto de comunicar la fe no es solo para que se tenga noticia de una persona o un mensaje, sino especialmente para llamar al asentimiento. La vocación misionera brota de la certeza de que la “la fe se fortalece dándola”. 

Del mensaje del Papa para el Domund 2012. La celebración de la Jornada Misionera Mundial de este año adquiere un significado especial. La celebración del 50 aniversario del comienzo del Concilio Vaticano II, la apertura del Año de la Fe y el Sínodo de los Obispos sobre la Nueva Evangelización, contribuyen a reafirmar la voluntad de la Iglesia de comprometerse con más valor y celo en la misión ad gentes, para que el Evangelio llegue hasta los confines de la tierra. El Concilio Ecuménico Vaticano II, con la participación de tantos obispos de todos los rincones de la tierra, fue un signo brillante de la universalidad de la Iglesia, reuniendo por primera vez a tantos Padres Conciliares procedentes de Asia, África, Latinoamérica y Oceanía. Obispos misioneros y obispos autóctonos, pastores de comunidades dispersas entre poblaciones no cristianas, que han llevado a las sesiones del Concilio la imagen de una Iglesia presente en todos los continentes, y que eran intérpretes de las complejas realidades del entonces llamado “Tercer Mundo”. Ricos de una experiencia que tenían por ser pastores de Iglesias jóvenes y en vías de formación, animados por la pasión de la difusión del Reino de Dios, ellos contribuyeron significativamente a reafirmar la necesidad y la urgencia de la evangelización ad gentes, y de esta manera llevar al centro de la eclesiología la naturaleza misionera de la Iglesia.

Oración para el Domund 2012. Señor: Confiamos en tu palabra, abrimos nuestro corazón a tu mensaje misionero y te suplicamos con la fuerza de la fe recibida que nuestra diócesis y nuestra comunidad cristiana sean misioneras y rechacen la tentación de encerrarse en sí mismas. Que las Iglesias nacientes en la misión cooperen con otras más necesitadas y den desde su pobreza. Que los jóvenes, enfermos y personas consagradas participen en el compromiso misionero. Que los llamados a la vocación misionera respondan con generosidad. Que los bautizados participemos en la actividad misionera de la Iglesia como responsables de tu envío. Te lo pedimos con María, Reina de las Misiones. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario