Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 30 de agosto de 2012

Carmelitas descalzos de Úbeda


Estos días me encuentro dando un curso de ejercicios espirituales en el convento donde murió san Juan de la Cruz, en Úbeda, hermosa ciudad del sur de España, el 14 de diciembre de 1591. 

Para todos los carmelitas Úbeda es una ciudad cargada de recuerdos. Los que pueden, visitan su museo y la celda donde murió san Juan de la Cruz. 

La evocación de su muerte, que se celebra cada año durante la noche del 13 al 14 de diciembre, es un acontecimiento que toca los corazones. 

Para mí esta ciudad y este convento conservan, además, otros recuerdos personales. Aquí hice yo mi noviciado, durante el cual cumplí 19 años y aquí hice mi profesión religiosa el 21 de septiembre de 1986, el día en que cumplí 20 años. 

No puedo dejar de dar gracias a Dios por ese tiempo, por el prior del momento, el P. Antonio José de Torres, por cada uno de los miembros de la comunidad de entonces y, muy especialmente, por mi maestro de novicios, el P. José Fernández Marín, que fue para mí padre, maestro, hermano y compañero de camino. No he tenido muchas ocasiones de encontrarlo desde entonces, pero el cariño y la admiración que le tenía entonces, siguen intactos.

A continuación pongo algunas fotografías de la iglesia y del museo, para que puedan conocerlo. Aquí pueden consultar la web del convento.

Iglesia conventual

Celda de san Juan de la Cruz

Museo conventual. Sala de los retratos

Museo conventual. Sala de orfebrería

Museo conventual. Sacristía de la basílica

Oratorio construido sobre el lugar donde fue enterrado san Juan de la Cruz

Escultura yacente del Santo sobre el lugar donde estuvo enterrado hasta su traslado a Segovia

4 comentarios:

  1. ¡Ay, quién pudiera estar en ese lugar tan precioso compartiendo unos días de ejercicios! Gracias por darlo a conocer a los que estamos lejos. El Señor lo ilumine en estos días y bendiga a todos los que participan en el encuentro. Paolo

    ResponderEliminar
  2. Yo estuve hace muchos años en Úbeda y volví el año pasado. Me quedé sorprendido al ver lo mucho que ha mejorado el museo y la iglesia conventual: nuevas salas, más y mejoras obras de arte, retablos laterales, etc. Mientras en otros sitios siempre te enseñan lo mismo, allí había mejorado todo. Enhorabuena a la comunidad. (Y a mí también me gustaría estar participando de esos ejercicios...) Rafa.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué gozo poder estar en ese lugar!Orar en la celda de san Juan de
    la Cruz y en el oratorio.Seguro que hay algo muy especial.A mi también me gustaría estar ahí, porque no estoy saciada y ando algo
    perdida.
    Me alegra que esté unos días en un convento que le es tan querido y
    lleno de recuerdos personales.Gracias por mostrárnoslo.
    Que el Señor le bendiga y derrame su gracia abundantemente sobre el
    grupo.Betania

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. carlos fuentes,desde que conoci el convento(2007)voy ya todos los años.Desde que entras es todo acogida y amabilidad,espacio para el encuentro con el Señor,silencio con la naturaleza,buena comida,Ubeda ciudad encantadora llena de historia y belleza.Gracias a todos,por poder facilitarnos en este convento la ocasion de tener estos dias el encuentro con AQUEL que nos AMA.
      Desde Malaga pido a diario pr vosotros que el Señor os lo premie.Un abrazo fraternal.

      Eliminar