Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 24 de junio de 2012

Vida y mensaje de san Pedro (2)

El primer milagro de Jesús: las bodas de Caná. Me acuerdo que, por entonces, nos invitaron a una boda en Caná de Galilea. Éramos muchos convidados y se acabó el vino. Antiguamente no era como ahora, que tenemos de todo en nuestras casas. El vino y los dulces se tomaban solo en las grandes fiestas, como las bodas. Si se acababa el vino, ya no había otra cosa que ofrecer a los invitados. María, la madre de Jesús, se dio cuenta y se lo comentó a su Hijo. Él dijo que aún no había llegado su hora, pero ella mandó a los criados: “haced lo que Él os diga”. Nosotros no entendíamos lo que pasaba. Jesús les dijo que llenaran unas tinajas de agua. Cuando fueron a sacar el agua de las tinajas, ¡salió el vino más exquisito que nunca he bebido!

Entonces comprendimos que aún no había llegado la hora de su manifestación al mundo, pero el ruego de su Madre adelantó ese momento. Ese fue el primer milagro que hizo Jesús, se manifestó su gloria y, a partir de entonces, sus discípulos creímos en Él (Jn 2,1-11). Más tarde Jesús hizo otros muchos milagros: curó a leprosos y endemoniados, hizo que los cojos caminaran, los ciegos vieran y los sordos pudieran oír; ¡hasta resucitó muertos! (Mt 11,5). Así se cumplió todo lo que anunciaron los profetas sobre el Mesías de Dios. Yo tuve la suerte de ser testigo de todo lo que hizo y dijo, desde que comenzó su vida pública hasta su muerte y resurrección.


La pesca milagrosa. En cierta ocasión habíamos pasado toda la noche en el lago, pero no habíamos pescado nada. Por la mañana, encontramos a Jesús junto a la orilla y nos dijo que volviéramos a echar las redes. A pesar de lo cansados que estábamos, le hicimos caso. ¡Cayeron tantos peces que no cabían en la barca! Aunque ya le había oído predicar muchas veces y había visto otros milagros suyos, quedé tan impresionado, que no me sentía digno de estar a su lado. Comprendí que Dios estaba con Él. Por eso, le dije: “aléjate de mí, que soy un pobre pecador”. Jesús fue tan bueno que me abrazó y me dijo: “No tengas miedo”. De nuevo, como cuando me llamó la primera vez, añadió: “Desde ahora serás pescador de hombres” (Lc 5,1-11).

Desde entonces, siempre tuvo muchas muestras de afecto conmigo. Él nos eligió personalmente a Santiago, a Juan y a mí para que fuéramos los únicos testigos de algunos acontecimientos importantes: la curación de la hija de Jairo (Mc 5,37), más tarde, su transfiguración, mientras oraba en el monte Tabor (Mc 9,2) y, poco antes de morir, su triste oración en el huerto de los olivos (Mc 14,33). Cada día que pasaba le amaba más. Cuando estábamos en Cafarnaún, se alojaba en mi casa. Otras veces, hacíamos largos viajes a los otros pueblos y ciudades, donde Jesús anunciaba el Evangelio y curaba a los enfermos. A su lado, aprendimos cosas estupendas y vimos lo que nunca habríamos podido soñar.

2 comentarios:

  1. Hola Padre y amigo
    Que bueno que escribas sobre el Apóstol Pedro, testigo directo de una vida intima con Jesús.
    San Lucas, nos relata a través del Libro de los Hechos de los Apóstoles, un gran discurso de Pedro. “Entonces Pedro, presentándose con los Once, levantó su voz y les dijo: “Judíos y habitantes todos de Jerusalén: Que os quede esto bien claro y prestad atención a mis palabras……… Los que acogieron su Palabra fueron bautizados. Aquel día se les unieron unas 3.000 almas. (Hechos 2, 14 al 41)

    Lucas nos da a conocer como fue creciendo nuestra Iglesia, lo que se dice de que “se bautizaron y se convirtieron aquel día unas tres mil personas”, llama un poco la atención, pues no hubiera sido tarea fácil bautizar en aquel mismo día tres mil personas. Es posible que el inciso “en aquel día” se refiera directamente a los que se convirtieron merced al discurso de Pedro, y que después fueron sucesivamente bautizados en aquel día o en los siguientes.

    No obstante lo anterior, mi reflexión va en el sentido de que Pedro, con un prédica, se convierten 3.000 y yo he escuchado en mi vida mas de 3.000 prédicas y me parece que de ellas no se ha convertido nadie o muy pocos, entonces la pregunta es ¿Por qué?.

    Creo que Pedro consiguió esto, porque el fue testimonio vivo de Cristo, en consonancia con lo que ya les había predicho el Señor; “y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra……. uno de ellos sea constituido testigo con nosotros de su resurrección. (Hechos 1. 8.22).

    Pedro, podemos estimar esto, convivió unos mil días junto a su Maestro, camino con él, almorzó, escucho sus predicas, subió montañas con él, vio sus milagros, fue criticado y corregido por el mismo Jesús. También fue muy amado, perdonado y elegido para una gran misión, ser apóstol y cabeza de la Iglesia.

    Entonces para que se conviertan muchos hombres a Cristo y se hagan cristianos y luego estos, sería para mi mejor, que luego se hagan católicos, hay que mirar un poco a Pedro y ser como Pedro, apóstol comprometido en seguir a Cristo y enamorado de él, y sin temor de repetirle al Maestro cuantas veces sea necesario; “Sí, Señor, tú sabes que te quiero. (Juan 21,15).

    Para que muchos almas se unan a Cristo, hay que mirar a Pedro, siendo como el mismo nos exhorta, que tengamos una conducta ejemplar, sumisos, a causa del Señor…..como enviados por él para castigo de los que obran el mal y alabanza de los que obran el bien….pues esta es la voluntad de Dios: que obrando el bien, cerréis la boca a los ignorantes insensatos….Obrad como hombres libres, y no como quienes hacen de la libertad un pretexto para la maldad, sino como siervos de Dios…Honrad a todos, amad a los hermanos, temed a Dios….Pues para esto habéis sido llamados, ya que también Cristo sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus huellas….Erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al pastor y guardián de vuestras almas. (1 Pedro 2, 11-25)
    Bendiciones
    Pedro

    ResponderEliminar
  2. A mí también me gusta que nos hable de san Pedro. Ánimo. Vicente

    ResponderEliminar