Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 11 de junio de 2012

Sagrado Corazón de Jesús

Historia. El próximo viernes es la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús. La fiesta es relativamente reciente (tiene menos de doscientos años), aunque tanto en la Biblia como en los escritores antiguos se habla del corazón como símbolo del amor. Algunos autores desarrollaron una profunda teología sobre el corazón traspasado de Cristo, del que brotó la Iglesia.

Se conservan numerosos testimonios de devoción al corazón de Jesús en autores medievales, como san Bernardo de Claraval († 1153) y santa Gertrudis de Helfta († 1302), pero sin repercusiones litúrgicas. La fiesta surgió por obra de san Juan Eudes († 1680), que compuso misa y oficio propios, y por las revelaciones de santa Margarita María de Alacoque († 1690). Clemente XIII la autorizó en 1765 y Pío IX la hizo obligatoria para toda la Iglesia latina en 1856. Su colocación en el viernes posterior a la semana del Corpus, establece una relación directa con el Viernes Santo, similar a la que se da entre la fiesta del Cuerpo y Sangre de Cristo con el Jueves Santo. En torno a la fiesta han surgido algunas devociones muy arraigadas (consagración, letanías, acto de reparación, nueve primeros viernes).

Liturgia. Algunas oraciones del día hablan del deseo de «reparar» las ofensas que los hombres causamos al Sagrado Corazón: «Dios nuestro, que has depositado infinitos tesoros de misericordia en el corazón de tu amado Hijo, herido por nuestros pecados, concédenos que, al rendirle nuestro homenaje de amor, logremos también tributarle una debida reparación». Otras –la mayoría– contemplan con agradecimiento el amor redentor de Cristo: «Al celebrarse hoy la solemnidad del Corazón de Jesús, en la que recordamos el inmenso amor de tu Hijo hacia nosotros, te suplicamos, Padre todopoderoso, que nos concedas alcanzar de esa fuente inagotable la abundancia de tu gracia» ; «Cristo, con inmenso amor, se entregó por nosotros en la cruz e hizo salir sangre y agua de su costado herido, de donde habrían de brotar los sacramentos de la Iglesia, para que todos, atraídos hacia el corazón abierto del salvador, pudieran beber siempre, con gozo, de la fuente de la salvación».

Actualidad. ¿Qué significa esta fiesta para nosotros? En la Biblia, cuando se habla del corazón, se indica la voluntad, el amor. Ya en el Antiguo Testamento se dice que el corazón de Dios se estremece de compasión. Pero es en el Nuevo Testamento donde se manifiesta hasta el fondo lo que significa el amor de Dios, que no se echa atrás ante la ingratitud ni ante el rechazo de los hombres. Al contrario, envía a su Hijo al mundo como salvador. El Hijo, lleno de amor como el Padre (es decir, lleno del Espíritu Santo), entrega su vida por salvar a los hombres. Su costado atravesado por una lanza es la manifestación de un amor más fuerte que la muerte.

3 comentarios:

  1. La Fiesta de “El Sagrado Corazón de Jesús”, no invita a mirar a Cristo y a aprender de su ejemplo; “aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas”. (Mateo (SBJ) 11, 29), Nuestro amor (Corazón) cristiano puede ser de diversas maneras, pero cuanto más nos acerquemos al de Cristo, será mas transparente y cristalino. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. (Mateo (SBJ) 5,8)
    Cristo Jesús, viva en tu corazón

    ResponderEliminar
  2. Querido Pedro, es verdad que esta fiesta "nos" invita a mirar a Cristo ¡y a ser agradecimos por un amor tan desbordante! Él te guarde.

    ResponderEliminar