Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 1 de junio de 2013

Lauda Sion, secuencia del Corpus Christi


Las secuencias son himnos poéticos, compuestos a partir de textos bíblicos y litúrgicos, que se cantan en misa antes del evangelio. Se conservan unas cinco mil de las muchas que se compusieron en la antigüedad para las distintas fiestas del año. 

En el s. XVI el concilio de Trento las eliminó, aunque conservó cinco para toda la Iglesia latina: la de Pascua, la de Pentecostés y la del Corpus Christi, además del Stabat Mater para la fiesta de la Virgen de los Dolores y el Dies Irae para las misas de difuntos (hoy desaparecida). 

También permitió a las Órdenes religiosas que conservaran las de especial significado histórico y espiritual. De hecho, los benedictinos mantienen la Laeta dies para la fiesta de san Benito, los dominicos la Laetabundus para Navidad y los carmelitas la Flos Carmeli para la fiesta de la Virgen del Carmen.

En este blog ya hemos tenido ocasión de presentar la de Pascua y la de Pentecostés. Aquí pueden escuchar la de la Virgen del Carmen y en el video de arriba la del Corpus, de la que hay muchas traducciones. La que les propongo no es literal, sino algo parafraseada para conservar la forma poética. El autor de la versión original en latín es santo Tomás de Aquino:

Al Salvador alabemos,
que es nuestro pastor y guía.
Alabémoslo con himnos
y canciones de alegría.

Alabémoslo sin límites
y con nuestras fuerzas todas;
pues tan grande es el Señor,
que nuestra alabanza es poca.

Gustosos hoy aclamamos
a Cristo, que es nuestro pan,
pues Él es el pan de vida,
que nos da vida inmortal.

Doce eran los que cenaban
y les dio pan a los doce.
Doce entonces lo comieron,
y después todos los hombres.

Sea plena la alabanza
y llena de alegres cantos;
que nuestra alma se desborde
en todo un concierto santo.

Hoy celebramos con gozo
la gloriosa institución
de este banquete divino,
el banquete del Señor.

Esta es la nueva Pascua,
Pascua del único Rey,
que termina con la alianza
tan pesada de la ley.

Esto nuevo, siempre nuevo,
es la luz de la verdad,
que sustituye a lo viejo
con reciente claridad.

En aquella última cena
Cristo hizo la maravilla
de dejar a sus amigos
el memorial de Su vida.

Enseñados por la Iglesia,
consagramos pan y vino,
que a los hombres nos redimen,
y dan fuerza en el camino.

Es un dogma del cristiano
que el pan se convierte en carne,
y lo que antes era vino
queda convertido en sangre.

Hay cosas que no entendemos,
pues no alcanza la razón;
mas si las vemos con fe,
entrarán al corazón.

Bajo símbolos diversos
y en diferentes figuras
se esconden ciertas verdades
maravillosas, profundas.

Su sangre es nuestra bebida;
Su carne, nuestro alimento;
pero en el pan o en el vino
Cristo está todo completo.

Quien lo come, no lo rompe,
no lo parte ni divide;
Él es el todo y la parte;
vivo está en quien lo recibe.

Puede ser tan solo uno
el que se acerca al altar,
o pueden ser multitudes;
Cristo no se acabará.

Lo comen buenos y malos,
con provecho diferente;
no es lo mismo tener vida
que ser condenado a muerte.

A los malos les da muerte
y a los buenos les da vida,
¡Qué efecto tan diferente
tiene la misma comida!

Si lo parten, no te apures;
solo parten lo exterior;
en el mínimo fragmento
entero late el Señor.

Cuando parten lo exterior,
solo parten lo que has visto;
no es una disminución
de la persona de Cristo.

El pan que del cielo baja
es comida de viajeros.
Es un pan para los hijos,
¡No hay que tirarlo a los perros!

Isaac el inocente
es figura de este pan,
con el cordero de Pascua
y el misterioso maná.

Ten compasión de nosotros,
buen Pastor, pan verdadero.
Apaciéntanos y cuídanos
y condúcenos al cielo.

Todo lo puedes y sabes,
Pastor de ovejas divino.
Concédenos en el cielo
gozar la herencia Contigo.

Amén. Aleluya.

2 comentarios:

  1. Quisiste quedarte entre nosotros dentro del Sagrario pero hoy te hechas ala calle al encuentro de tu hijo prodigo Ana

    ResponderEliminar
  2. Desconocía esta larga secuencia. Será porque en las iglesias que yo frecuento no la leen ni cantan, al ser opcional. Pero me ha gustado mucho. Sus palabras son muy profundas y tiene un resumen de toda nuestra fe en Jesús Eucaristía. Uno de paso.

    ResponderEliminar